El coaching es una tendencia que está en auge. Los líderes empresariales han encontrado una técnica que ayuda a que sus colaboradores sean más felices y así aumenten su productividad.

De acuerdo con un estudio realizado en Colombia por Adecco, multinacional de recursos humanos, el estar alegre es un factor determinante a la hora de desarrollar mejor un trabajo.

En Colombia la mayoría de los empleados no se sienten satisfechos con la labor que desempeñan. El índice de felicidad organizacional desarrollado a nivel iberoamericano por Trabajando.com, People First y Reputación e Innovación, demostró que solo el 42% de los colombianos se sienten a gusto.

Sylvia Ramírez, coaching y autora del libro: “Felicidad a prueba de oficinas”, afirma: “Crecimos con la creencia que trabajar es sufrir. Retroceda el tiempo y pregúntese: ¿Cuál era la actitud que tenían sus padres cuando llegaban de su trabajo? Seguramente no era la más positiva. Por eso, algunos lo ven como un sacrificio.”

Un jefe complicado, enfocarse en lo que hace los demás y nunca tener tiempo, son algunos de los obstáculos que impide que los colaboradores sean felices. Las grandes empresas comprenden que para generar un buen clima laboral es fundamental tener empleados motivados y contentos.

De hecho, un grupo de organizaciones colombianas creó Comunidad F, con el objetivo de aumentar la felicidad y el sentido de pertenencia de sus equipos de trabajo; variables que contribuyen a alcanzar sus metas empresariales.

¿Cómo lograr que sus colaboradores se sientan satisfechos?

A través del coaching, las compañías pueden mejorar el rendimiento de sus colaboradores. “Es un modelo de conversación que ayuda a las personas con el fin de lograr un cambio a partir de herramientas que tiene el ser humano dentro sí mismo”, asegura Sylvia Ramírez.

Es importante aclarar que esta técnica no sustituye una terapia psicológica. Tampoco busca dar consejos o recetas mágicas, sino que funciona a partir de una generación de preguntas para que la misma persona entienda qué puede hacer para alcanzar sus metas. Quien hace el coaching se llama “coach” y quienes lo reciben “coachee”.

El coaching es un anglicanismo que hace referencia a la motivación que un entrenador le da a sus deportistas. Este concepto fue llevado al ámbito empresarial hace más de dos décadas por el especialista en liderazgo, John Whitmore.

Su implementación fortalece la cultura organizacional, fomenta el autocontrol, mejora el clima laboral y el proceso de realimentación. Las personas que lo realizan logran un equilibrio entre su vida personal y profesional consiguiendo así ser más productivos.

La experta en coaching Sylvia Ramírez confirma que: “los líderes empresariales no son coach, sino que pueden utilizar sus herramientas. Un verdadero entrenador no está pendiente si el coachee alcanzó las metas o no. En cambio, los empresarios sí, esto hace que pierdan su objetividad.”

Sylvia, también hace énfasis en que cada persona es un mundo distinto y tiene prioridades diferentes. Por eso, al realizar coaching en organizaciones se debe hacer procesos individuales para alcanzar una meta.

¡Sí se puede ser feliz en el trabajo!

 Al aplicar coaching es posible sentirse satisfecho en el trabajo. Tenga en cuenta estas 3 claves del libro  Felicidad a prueba de oficinas:

Querer ser feliz. Este tiene que ser su propósito.

Crea que es posible ser feliz. Deje atrás el dicho: “Será tan aburrido que por eso le pagan”.

Deje de jugar para la tribuna porque no tiene que estar demostrando a los demás lo competente que es.

El coaching sí ayuda a aumentar la productividad de su equipo, ahorra costos porque retiene talento e incrementa su rentabilidad. ¡Aplíquelo y verá como mejora su clima laboral y las finanzas!