La piel del rostro es tu carta de presentación por esto es muy importante tener cuidados especiales para mantenerla saludable y hacer que se vea hidratada y con un tono parejo.

Para proteger la piel del envejecimiento prematuro, manchas por exposición a la luz, deshidratación, falta de firmeza y hasta enfermedades como el cáncer de piel, es conveniente iniciar los cuidados desde temprana edad. Enfocarse en la prevención y no en la corrección cuando se perciben algunos de los anteriores problemas, debe ser la prioridad, según Marcela Penagos, cosmetóloga de Vida en movimiento.

Penagos rescata que el cuidado debe empezar desde bebé. Para esto, las mamás pueden emplear hidratantes suaves, así como el uso de bloqueadores y/o pantallas solares. A medida que van creciendo se deben promover buenos hábitos alimenticios y en época de pubertad y adolescencia, realizar limpiezas faciales profundas mensuales con especialistas en piel puede resultar muy efectivo.

Esto quiere decir que si adquieres el hábito de tener una rutina de cuidado y belleza desde temprana edad, a futuro no tendrás que lidiar con alteraciones cutáneas y podrás preparar tu piel para el envejecimiento saludable. Identifica tu tipo de piel y conoce algunos cuidados y mascarillas que pueden resultar de mucha ayuda.

Cuidados
Sin importar tu tipo de piel, debes tener una rutina que no te quitará ni cinco minutos y te permitirá tener la piel deseada.
  • Limpiar (cremas, pañitos o geles) tonificar (agua de rosas o tónicos astringentes), hidratar (gel, fluido o crema) y proteger (bloqueador o pantalla).

  • Limpiar (cremas, pañitos, o geles), tonificar (agua de rosas o tónicos astringentes) y nutrir (mascarillas).

Elige tu tipo de piel y prepara tu

Al ser una piel delgada que no brilla, necesita bastante nutrición e hidratación. La mascarilla adecuada para ti es la de aguacate:

  • Aguacate + leche.

  • Mezcla los ingredientes hasta que quede cremosa la masa. Aplica en el rostro limpio. Espera 20 minutos y retira con suficiente agua a temperatura ambiente.

Es característica porque brilla todo el rostro y puede presentar algunos granitos porque la grasa obstruye los poros. Su apariencia es gruesa, pero necesita ser hidratada y eliminar el brillo.

  • Papaya + miel.

  • Triturar y mezclar los ingredientes. Dejar actuar la pasta durante 15 minutos y retirar con abundante agua.

Este tipo de piel es característica porque se evidencia grasa en la zona "T" (frente, nariz y mentón) y seca en mejillas. Además es sensible porque se irrita y enrojece con facilidad por la exposición al sol y al viento.

  • Avena + limón.

  • La avena ofrece una acción limpiadora, absorbiendo toda la suciedad acumulada en la piel, y una función hidratante ideal para proteger las zonas más secas del rostro. Puedes combinarla con limón para eliminar las células muertas e impurezas de la piel y controlar la producción de sebo.

Este tipo de piel presenta comedones negros y blancos (conocidos como espinillas), pápulas (barritos ciegos ) y pústulas (barros). Por esto, necesita un efecto astringente que seque y elimine el acné.

  • Tomate muy maduro + unas gotas de limón.

  • Triturar el tomate y mezclarlo con las gotas del limón. Con el rostro limpio, aplicar en la noche y dejar actuar durante 15 minutos. Retirar con bastante agua y aplicar bloqueador.

Recuerda que antes de probar cualquier producto nuevo debes hacer una prueba en una pequeña área de tu piel, para evitar irritaciones, manchas y enrojecimientos. Además, es importante que hagas el procedimiento de las mascarillas en la noche y que laves tu rostro con bastante agua. ¡Cuida tu piel con ingredientes naturales que tengas a la mano!