Salud física y emocional de los niños, una prioridad de todos

Niño comiendo una sandia

La pandemia ha impactado notablemente la vida de los niños y niñas, quienes han disminuido sus actividades deportivas y sociales, se han visto expuestos a ambientes estresantes y a largos periodos frente a dispositivos y computadores. La pediatra Sandra Navarro nos da las claves para aprender a cuidar su salud, la cual debe ser una prioridad para todos.

En épocas de pandemia los menores de edad han sido uno de los grupos poblacionales más afectados, como señala la pediatra Sandra Navarro “ellos estaban acostumbrados a tener contacto con sus compañeros, a salir, pero ahora sus rutinas son diferentes, generando que sientan enojo, frustración, tristeza. Todos estos sentimientos afectan las esferas de su desarrollo, volviéndolos irritables”.

Por otra parte, el confinamiento y el aumento del uso de las pantallas ha   incrementado el riesgo de sufrir obesidad. “En los servicios de pediatría hemos visto que muchos niños han aumentado de peso, debido a la disminución de la actividad física, así como cambios emocionales suplidos con la ingesta de alimentos no saludables como la comida chatarra. Todo esto sumado a los cambios de clima que debilitan el sistema inmunológico lo cual predispone a que se genere un mayor riesgo de enfermedad, sobre todo en época de pandemia”, explica Navarro.

También te puede interesar: Actividades lúdicas y juegos para niños pequeños

Cuidado de la salud mental y emocional de los niños

La pediatra Sandra Navarro recomienda a los padres y cuidadores brindarles a los niños un entorno seguro y, acorde con su edad,  hablar con ellos sobre lo que está pasando. Asimismo, entender que también son vulnerables y tienen cambios en su estado de ánimo, los cuales pueden afectar su desempeño en las clases virtuales y su comportamiento en casa.

Por eso, en estos tiempos, requieren más dedicación y cercanía de sus padres y cuidadores. Así que recuerda:

Pregúntales cómo se sienten: los niños tienen mucho por expresar. Dialoga con ellos y cuando se acerquen a ti, préstales atención. No restes importancia a sus opiniones, son igual de valiosas a las tuyas.

Enséñales a entender sus emociones. Muchas veces los niños no comprenden lo que están viviendo. Por eso es importante ayudarles a entender de dónde proviene lo que están sintiendo y darle un nombre: rabia, tristeza o frustración para que aprendan a gestionar estos sentimientos.

Fíjate en sus cambios de comportamiento: tú conoces muy bien a tus hijos por eso si notas que están bajos de ánimo o presentan  tensiones musculares, entre otras señales que te indican que algo no anda bien. Habla con ellos y pregúntales a sus docentes cómo los han visto en clase para de esta manera proceder a buscar apoyo profesional.

Exprésales tu cariño. Habrá días mejores que otros, pero el amor siempre esta presente. Por eso, no olvides decirles que los amas y abrázalos  para que ellos sientan que todo estará bien a pesar de las dificultades que se presenten.

Promover la actividad física y la alimentación saludable

La actividad física ayuda a que el núcleo familiar esté mejor. Puedes promover actividades en familia como juegos o hacerlos partícipes de tus ejercicios. El objetivo es educar a través del ejemplo, por eso es importante equilibrar las actividades laborales y educativas.

“Estamos viviendo una situación impredecible que nos ha mostrado unas nuevas formas de vida que debemos respaldar y tratar de migrar hacia algo positivo; por eso debemos seguir implementando actividades de ocio que muchas veces se dejan a un lado por lo laboral”, señala Navarro.

Asimismo la experta señala que “desafortunadamente la situación económica en nuestro país no es tan sencilla. Esto afecta emocionalmente a los niños y a los padres porque no pueden tener los mismos recursos para, por ejemplo, alimentarse como ellos desean. Si es así, podemos comprar los mismos alimentos y tratar de variar su preparación”.

También te puede interesar:Alimentación infantil ¿Cómo preparar loncheras y almuerzos saludables?

¡Las vacunas al día!

Las vacunas, y junto a una buena alimentación y actividad física, forman parte del cuidado del sistema inmunológico. “Los esquemas de vacunación se deben mantener porque se olvida que además del Covid-19 existen otras enfermedades que se pueden prevenir. Por lo mismo no debemos bajar la guardia para evitar brotes de otras patologías infecciosas. De no ser así, se aumenta la mortalidad de la población infantiles”.

Sin duda, y como afirma la pediatra, la pandemia ha sido un proceso de aprendizaje para todos los seres humanos y nos ha enseñado que la resiliencia debe hacer parte de nuestras vidas y que cada uno es responsable del otro, que el autocuidado juega un papel vital y que debemos ser solidarios por el bienestar y la salud mental, emocional y física de los niños y niñas.

Por eso, procura mantener un entorno agradable para ellos y si percibes que su salud emocional  y mental no anda bien no dudes en solicitar apoyo profesional, para que tus hijos aprendan a afrontar esta situación de la mejor manera.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo

    Artículos más leídos

    Suscribirse a la revista compensar

    Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo