La importancia de una buena alimentación para la salud- Especial de la salud

Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo


    Buena Alimentación

    Tabla de Contenido

    Calificaciones
    No rating yet

    Para dar inicio a nuestro especial de salud, queremos resaltar la importancia de llevar una dieta saludable para gozar de una buena calidad de vida. A continuación, te damos algunas recomendaciones para tener mayor bienestar integral.

    ¿Qué es una buena alimentación?

    Muchas personas creen que mantener una dieta estricta, restringir calorías o evitar las harinas, dulces y grasas a toda costa, es la única forma de cuidar su salud y mantener un peso saludable. Sin embargo, aunque estas alternativas funcionan para algunos, otras, posiblemente no, debido a que cada organismo responde a diversos factores.

    Hablamos con Angélica Veloza ND MSc, nutricionista, Magister en ciencias biológicas y directora de NUDO nutrición y bienestar, quien afirma que una buena alimentación es aquella que cumple cuatro criterios principales:

    1. Alimentación completa

    Debe tener todos los grupos de alimentos, especialmente naturales y frescos como verduras, frutas, lácteos, leguminosas, granos enteros y proteínas.

    2. Alimentación equilibrada

    Que cada uno de estos grupos de alimentos estén suministrados en las cantidades adecuadas según la persona, su edad, su estilo de vida y para cubrir sus necesidades específicas.

    3. Alimentación suficiente

    Es aquella en la cual están cubiertos todos los macronutrientes (proteínas, grasas, carbohidratos) que le permiten a la persona reconocer las señales de apetito y de saciedad para cubrir y establecer sus porciones diarias.

    4. Alimentación adecuada

    Es aquella que se ajusta a las condiciones de salud y al ciclo de vida de cada persona teniendo en cuenta sus necesidades, enfermedades, condiciones especiales, etc.

    “También es importante tener una buena alimentación porque lo que comemos además de darnos nutrientes, nos brinda información. Los alimentos contienen sustancias químicas que interactúan con las células de nuestro cuerpo, comer no solo es saciarse, sino proporcionarle al cuerpo la información necesaria para que pueda cumplir con sus funciones.

    Los alimentos determinan, por ejemplo, qué bacterias crecen en el intestino y qué tantos neurotransmisores se activan. A través de la alimentación, se pueden modificar las respuestas inflamatorias del organismo e incluso modificar el curso de algunas enfermedades.” Añade Angélica.

    Beneficios de la dieta

    Beneficios de llevar una dieta saludable

    Cuando llevamos una buena alimentación, consumimos suficiente energía, esto a su vez, permite que nuestras células puedan funcionar correctamente. Con las proteínas, por ejemplo, estamos nutriendo nuestros tejidos, la masa muscular, el sistema inmune y tendremos una buena reserva de músculo para desempeñar las labores físicas diarias.

    Para Angélica Veloza, el hecho de consumir cantidades adecuadas de grasa, se relaciona con el desarrollo cognitivo, la capacidad mental y el transporte de vitaminas (como la A, D, E y K), todas indispensables en diferentes procesos que benefician aspectos como la visión, el metabolismo de los huesos, la coagulación y la resistencia a la insulina.

    “Comer de todos los grupos de alimentos va a garantizar el buen desempeño de nuestro cerebro, del sistema de defensa, los músculos, el corazón y la mente, haciendo que trabajen de manera óptima. Las personas que se alimentan bien cubren todas sus necesidades a través de los alimentos frescos naturales tanto vegetales como animales, tienen un mejor desempeño y rendimiento en su vida laboral e incluso un mejor material genético para transmitir a su descendencia, porque consumir este tipo de alimentación, hace que los genes se programen de una manera distinta”. Agrega Angélica.

    También te puede interesar: Lonchera saludable: prepara una alimentación sana para niños

    Consejos para alimentarse mejor

    1. Preguntarnos el origen de los alimentos que vamos a consumir.

    Si es de origen vegetal o animal, seguramente es algo que va a beneficiar al organismo y aportará positivamente a la nutrición y por ende a la salud. Por el contrario, si tenemos un alimento del cual desconocemos su origen o no entendemos la mayoría de los ingredientes, la recomendación es evitarlo.

    2. Consumir alimentos del reino vegetal de manera abundante.

    La recomendación es consumir al menos cinco porciones al día, (divididas entre proteínas, frutas y verduras) debido a que estas, son fuente de vitaminas, minerales fibra y compuestos bioactivos que tienen efectos anti-inflamatorios, antioxidantes, ayudan a bajar las grasas, el azúcar en la sangre y además, mejoran la flora del intestino (microbiota).

    3. Es indispensable integrar las leguminosas.

    Es favorable consumir fríjol , garbanzo, lentejas y granos enteros como cebada perlada, arroz integral y mazorca desgranada, entre otros, porque todos estos alimentos tienen un alto aporte de fibra que nos ayuda disminuir el riesgo de diabetes tipo 2, el cáncer de colon rectal y las enfermedades cardiovasculares.

    Alimentación Sana

    Consejos para que los niños se alimenten sanamente

    1. Lo primero que debemos hacer como adultos, es dar ejemplo. Si los niños ven que sus padres comen verduras , frutas o alimentos menos procesados y además, notan que disfrutan el proceso, aprenden a ver la alimentación como algo positivo.
    2. Dale variedad en la dieta incluyendo diferentes alimentos sin manifestar emociones sobre ellos, frente a los pequeños. Es decir, si el niño empieza a rechazar algún alimento, el adulto no debe responder con ataques ni con estímulos (como castigos o premios), sencillamente debe dejar que el niño se vaya relacionando con los alimentos y poco a poco quiera consumirlos.
    3. ¡Ten siempre un frutero a la vista para que los niños se animen a probarlos! Verás que después de un tiempo de estar en contacto con los alimentos, ellos terminarán eligiéndolos por encima de otras opciones menos saludables.
    4. Es importante establecer horarios y rutinas de alimentación, básicamente el adulto decide qué se come y el niño decide el cuánto.
    5. Evita tener en casa alimentos ultraprocesados como papas, chocolates, galletas, etc… Ten en cuenta que no es recomendable usar estos productos como complemento, cuando el niño ha rechazado la comida natural. Sin embargo, como todo es un equilibrio, puedes darle a tus hijos de vez en cuando un postre que disfruten. Concluye Angélica Veloza.

    Tener una buena alimentación nos garantiza un óptimo crecimiento, desarrollo, mantenimiento del estado de salud y una buena vejez; de ahí la importancia de cuidar cada día lo que comemos y dar el mejor ejemplo a las generaciones futuras. También recuerda que es importante realizar actividades que complementen tu rutina alimentaria como el ejercicio y la desconexión en espacios naturales.

    Te invitamos a poner en práctica estos consejos para mantener tu salud y vida en armonía y ante cualquier duda, recuerda consultar siempre con tu médico de cabecera para recibir una orientación personalizada.

    Comparte este artículo:
    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on whatsapp

    Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo


      Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo

        Artículos relacionados

        Revista Compensar
        ¿Quieres leer más contenidos exclusivos?


          suscríbete

          ¿Quieres leer más contenidos exclusivos?

          Suscríbete


            Share on facebook
            Share on twitter
            Share on linkedin
            Share on whatsapp

            Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo


              Skip to content