Descubra algunas opciones para implementar esta nueva tendencia que le permitirá crear espacios participativos, solucionar problemas y generar compromiso en clientes y colaboradores.

La gamificación hace referencia al diseño de experiencias e implementación de mecánicas de juego en entornos serios o no lúdicos, como el empresarial, educativo y de salud, con el propósito de incentivar comportamientos y así alcanzar objetivos, de acuerdo con Sergio Jiménez, Creador del Gamification Model Canvas, Fundador de Game On! Lab y Co-Fundador del Gamification World Congress.

Según Jiménez, la gamificación se compone de dinámicas que permiten la creación de experiencias de juego sobre el ámbito que queramos mejorar. Entre las más destacadas se encuentran:

1. La recompensa: permite motivar un comportamiento de compra y venta de una manera más orgánica. Un ejemplo de ello es una aerolínea que cuenta con un programa de fidelización que le permite a los usuarios acumular puntos por cada viaje que realice. Luego de un tiempo, y al conseguir cierto puntaje, podrá canjearlos y acceder a algún tipo de recompensa.

Internamente, la dinámica de recompensa puede aplicarse con todos aquellos trabajadores que deben realizar tareas difíciles o repetitivas. Se pueden premiar a quienes presenten un mejor desempeño o a los más recursivos en la resolución de situaciones.

2. El reconocimiento: a diferencia de la recompensa, ésta dinámica pretende motivar a quienes no se limitan a hacer las labores que se les solicita y siempre intentan ir un paso más allá. El reconocimiento público o frente a los pares impulsa a las personas a hacer las cosas cada vez mejor. Una de las tácticas más utilizadas es “el empleado del mes”.

3. La escasez: de cara a los clientes es una de las metodologías más comunes para generar la compra masiva de un producto sin necesidad de gastar millones de pesos en publicidad. Por ejemplo, semanas después de que se realiza el lanzamiento del último Iphone de Apple, se conoce la noticia de que se encuentran agotados.

¿Será que Apple no tiene un control responsable de su stock de teléfonos móviles? La realidad es que es una estrategia para que las personas salgan lo antes posible a comprarlo.

4. La progresión: en los videojuegos como en las empresas, existen objetivos a largo plazo, como por ejemplo rescatar a una princesa, ganar el campeonato de fútbol o convertirse en el ultimo superviviente. Luego de cada nivel superado, el jugador recibe algún tipo de bonificación que lo incentiva a llegar hasta la meta de la mejor manera.

Este tipo de dinámicas se pueden trasladar a un programa de fidelización, estrategias digitales, sistemas de reconocimiento en las empresas o cualquier otro proceso que deba ser reforzado. Una táctica a implementar puede ser los programas de e-learning en el que los trabajadores adquieren conocimientos para mejorar su desempeño, compiten y son recompensados por su rendimiento.

Recuerde que para lograr una gamificación efectiva es necesario trabajar con varias dinámicas al mismo tiempo y no trabajar en una sola, de forma aislada y sistemática.

El caso: Lego

Lego es un caso empresarial que decidió crear su propia metodología de trabajo, LEGO® SERIOUS PLAY®, basada en la gamificación, para mejorar el rendimiento empresarial y la resolución de problemas en grupo.

El método requiere un facilitador entrenado que se encargue de realizar una serie de preguntas a un grupo de personas. Cada participante debe construir su propio modelo 3D Lego, en respuesta a las preguntas del facilitador utilizando los elementos especialmente seleccionados.

La metodología Lego pretende generar confianza y compromiso con los objetivos compartidos de la organización, dando a entender a través de diferentes escenarios hipotéticos que todos pueden contribuir a la discusión, las decisiones y el resultado.

¡Permita que sus colaboradores se contagien de las emociones que generan los juegos y encuentre las oportunidades de mejora en todos los procesos internos y externos que desarrolle en su empresa!

Tags: