Equipos de trabajo conectados desde cualquier parte del mundo

Las empresas han adoptado una manera flexible de trabajar, generando que los equipos co-creen desde cualquier parte del mundo para cumplir con un mismo propósito. David Porquicho, manager Services & Training de JMG Virtual Consulting,  te cuenta todo lo que debes saber para crear una oficina virtual. 

Raquel Roca afirma en su libro: Knowmads. Los trabajadores del futuro, “si en 2020 la hiperconectividad explota, algo que también sustentan los informes de movilidad de Ericsson, y esto que traduce en que casi la totalidad del mundo estará conectado, la transformación que eso supondrá para empresas, profesionales, emprendedores y empleados es radical. De hecho, el número de personas sin ataduras ha aumentado de manera exponencial. Por ejemplo, actualmente en IBM más de 45 % de sus 400.000 contratistas y empleados trabajan de manera remota”. 

Esto quiere decir que nos encontramos en la tercera ola de la virtualización del trabajo, en la que este deja de ser físico para trasladarse a un espacio digital. De acuerdo con David Porquicho, manager Services & Training de JMG Virtual Consulting,  expertos en virtualización de sistemas y cloud computing, “la virtualización del trabajo se refiere por una parte a la capacidad que tiene una persona para desarrollar su trabajo desde cualquier dispositivo y lugar; la segunda se orienta a la evolución de los entornos generados por el data center,  un sistema de almacenamiento y procesamiento de datos hacia el trabajador”. 

Precisamente y según el experto, las grandes empresas son las que mejor han asimilado el almacenamiento de información, por ejemplo, “JMG Virtual Consulting es una empresa que lleva más de 10 años teletrabajando, esto significa que no necesitamos un espacio físico para desarrollar nuestras actividades. De esta manera, los trabajadores pueden laborar desde casa, incluso utilizando su PC”. 

¿Todo tipo de organización puede contar con oficinas virtuales? 

De acuerdo con Porquicho, “a raíz de la evolución del smartphone cualquier usuario puede teletrabajar, comunicarse sin problema, compartir documentos dinámicos e interactuar, siempre y cuando cuente con conexión a internet. No obstante, el problema se genera cuando utilizan aplicaciones propias de la empresa, las cuales necesitan de una red privada que es lo que se  conoce como VPN. En ese sentido, el reto que enfrentan las empresas es lograr que el trabajador pueda acceder a estas sin ningún problema, tal y como lo hace con cualquier app instalada en su móvil”. 

¿Cómo establecer una oficina virtual? 

El experto señala que cuando se genera la virtualización del puesto de trabajo hay que tener en cuenta dos variantes: escritorios y aplicaciones. La primera se enfoca en lograr que cualquier empleado pueda acceder, desde cualquier dispositivo, al PC de su oficina. Esto es relativamente fácil porque no necesitas de grandes aplicaciones. Sin embargo, este debe estar encendido y contar con un acceso seguro. De igual forma, otra manera de obtener escritorios virtuales es mediante el desarrollo de softwares, una máquina virtual a la cual puedes ingresar de manera remota sin necesidad de tener prendido el PC. 

En cuanto a las aplicaciones es parecido a la forma en cómo un usuario maneja una tablet o  un smartphone. Estas son más costosas de desarrollar desde el punto de vista del software, pero si lo vemos desde la perspectiva del hardware, que son las piezas físicas de los aparatos electrónicos, es más barato y obtienes mayor rendimiento. 

También te puede interesar:  Consejos de ciberseguridad para el teletrabajo

¿Por qué contar con una oficina virtual? 

La pandemia aceleró la transformación digital de las empresas. De hecho, en el transcurso de este tiempo muchas compañías descubrieron que el trabajar de manera remota no afecta la productividad, optando así por cerrar sus oficinas físicas.

Para David Porquicho, esto genera ventajas tanto a nivel personal como empresarial. Desde el punto de vista del empleado puede optimizar el tiempo y trabajar desde cualquier lugar, por supuesto, hay gente que lo ve como un beneficio y otros que no.  En mi caso, yo llevo teletrabajando hace más de 15 años; esto hizo que a raíz del confinamiento muchos conocidos, que  nunca habían laborado de esta manera, me comentaran: ¡Estoy trabajando más horas! Pero esto sucede al principio, con el tiempo planificas,  te organizas y optimizas tu trabajo”. 

Tanto así que, los directores de grandes empresas están realizando reuniones virtuales mientras pasean o se ejercitan, “situaciones a las que nos vamos a tener que ir adaptando, porque esto genera mayor productividad, además ya no es obligatorio ver a las personas porque la credibilidad de un empleado la obtiene por su trabajo o en la caso de una empresa por los servicios o productos que ofrece.  En cuanto a los beneficios para el empleador estamos generando soluciones basadas en la virtualización de aplicaciones en la que los departamentos de informática tenderán a pensar menos en infraestructuras y más en soluciones”. 

Sin duda el trabajo virtual llegó para quedarse, es una nueva realidad a la que debemos adaptarnos ya que la tecnología crece de manera exponencial.