La rentabilidad de su empresa se puede ver afectada por la volatilidad, incertidumbre y cambios del mercado. Sin embargo, estos factores se pueden superar a través de la implementación del project management ( gestión de proyectos). ¡Conozca cómo hacerlo!

El Project Management Institute define la gestión de proyectos como, “una disciplina que abarca la organización, el planeamiento y el control de los recursos con la finalidad de alcanzar los objetivos propuestos para lograr el éxito de los proyectos dentro de las limitaciones establecidas”.

Es decir, es coordinar bien los recursos de una empresa para que factores externos como el presupuesto, tiempo y alcance no obstaculicen los resultados esperados, generando que las organizaciones cumplan los objetivos esperados, sean competitivas, optimicen su capital y resuelvan problemas.

¿Por qué es importante desarrollar el project management?

Hoy en día, las empresas  deben enfrentar cambios tecnológicos y adaptarse rápidamente a un entorno líquido, es decir, a un mundo que se mueve vertiginosamente, como explica Luis Eduardo Bernal, consultor empresarial y socio de SEST Soluciones Estratégicas, “en pleno siglo XXI se presenta una turbulencia ambiental que se manifiesta en eventos volátiles y cada vez más diversos que surgen en el entorno donde operan las diferentes empresas. Dependiendo del sector y de la empresa estos cambios pueden resultar en oportunidades o en riesgos que benefician o afectan su operación y perdurabilidad”.

Por esta razón, es importante que una empresa analice las tendencias externas que puedan afectar su sostenibilidad e implemente estrategias como el project management para mitigar la incertidumbre empresarial y ser más competitivos en el mercado. ¿Cómo hacerlo?. Según el libro Guía de los Fundamentos para la Gestión de Proyectos (5 edición) para ejecutar la dirección de proyectos se debe tener en cuenta:

  • Inicio: en esta fase se define el alcance inicial, se establece cuáles serán los recursos financieros que se destinarán para el proyecto, se nombran a  las personas que participarán, quienes podrán ejercer alguna influencia en el resultado final. Es importante que todo lo nombrado anteriormente se estipule en un acta.
  • Planificación: se definen los objetivos, se genera una línea de acción para alcanzarlos. Sin embargo, es fundamental que tenga claro que el ciclo del vida del proyecto podrá hacer que se redefinan sus metas, causando la generación de nuevas estrategias que ayuden a culminar con éxito el proyecto.
  • Ejecución: esta claro que en el transcurso del desarrollo de un proyecto, el entorno puede cambiar lo planeado. Es por esto, que el objetivo de este paso es completar el trabajo definido. Para esto, se debe coordinar a las personas implicadas, realizar las actividades del proyecto y hacer una revisión con el fin de identificar si hay que redefinir la disponibilidad de recursos y tiempo. Teniendo en cuenta esto, debe proceder a modificar el plan.
  • Monitoreo y Control: el matemático y físico británico, William Thomson afirmó alguna vez, “ Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”. Esta frase resume la importancia de mantener controladas las acciones que se ejecutan durante el proyecto. Esto le ayudará a generar cambios en los procesos e identificar las áreas que necesitan más intervención.
  • Cierre:  la finalidad de esta fase es completar formalmente el cierre del proyecto. Para ello, se verifica que todo lo planeado inicialmente se haya desarrollado. Es recomendable realizar una lista de hallazgos y conclusiones.

¡No dude en implementar el project management  para prevenir la escasez de recursos y obtener mayores ganancias! Debido a que, la ejecución de proyectos genera valor para su empresa, además, garantiza la perdurabilidad de su negocio.