Los obstáculos que se presentan en el desarrollo de un emprendimiento son inevitables, pero al mismo tiempo se pueden superar, por eso hay que aprender a enfrentarlos, de esta manera lograrás tener un negocio sostenible en el tiempo. 

Hace cuarenta años el filósofo Estanislao Zuleta pronunció en la Universidad del Valle el discurso “Elogio de la dificultad”, en el que él señaló que “en lugar de desear una sociedad en la que sea realizable y necesario trabajar arduamente para hacer efectivas nuestras posibilidades, deseamos un mundo de la satisfacción, una monstruosa sala cuna de abundancia pasivamente recibida”. 

Esta frase describe muy bien que un emprendimiento no puede ser visto como el  camino fácil o como una salida para escapar de una situación laboral insatisfactoria o creer que al iniciar un negocio te volverás millonario y tendrás una vida sin preocupaciones, como afirma Juliana Barreto, “ser emprendedor requiere de habilidades blandas difíciles de desarrollar y el sueño de ser tu propio jefe solo pasará después de transcurrido mucho tiempo esforzándote y aprendiendo todo lo que necesitas sobre tu proyecto. Solo ahí es cuando puedes permitirte trabajar y disfrutar al mismo tiempo, pero tristemente así estés de “paseo”, nunca dejarás de trabajar”. 

Por esta razón, es considerado un mito que emprender sea fácil. De hecho, el 70% de las empresas colombianas fracasan en sus primeros cinco años de existencia. Para que esto no te pase a ti, Juliana Barreto, abogada e inversionista de la temporada 1 y 2 y de Shark Tank Colombia recomienda: 

  • La actitud lo es todo, esta es más importante que el negocio, porque se puede moldear de acuerdo con lo que requiera el mercado. Por eso, el emprendedor tiene que ser optimista, por supuesto, también realista, debe contar con actitud ganadora ante los retos que se presentan. Si es una persona poco tolerante al fracaso va a ser complicado que alcance los objetivos que se ha propuesto.
  • No olvides la palabra Ikigai, es una filosofía de vida de los japoneses que consiste en hacer lo que amas, hacerlo muy bien, que te puedan pagar por ello y producir un impacto en alguien más. Es emprender con propósito. 
  • Basa tu negocio en un modelo financiero que sea rentable y haz un análisis de la competencia. Con esto, sabrás cómo se encuentra el sector en el que vas a trabajar para mitigar los riesgos que se puedan presentar.  
  • Sé disciplinado: la constancia cuesta un montón, pero es lo que te llevará lejos. Puede que la suerte ayude en algún momento, pero el esfuerzo es lo más importante. Por ejemplo, la diseñadora Pepa Pombo lleva más de 40 años trabajando arduamente y manteniendo su marca posicionada en el mercado,” no ha sido suerte, es esfuerzo, reinvención y sobrepasar miles de obstáculos en el camino”, señala Juliana Barreto.  
  • El fracaso es una oportunidad. Cada vez que te equivocas puedes mirarlo desde otra perspectiva. La vida está llena de fracasos, desde responder erróneamente a la pregunta del profesor, hasta la negación de tu jefe ante un nuevo proyecto en el trabajo. Los errores son fallas; también una de las mejores maneras de aprender. Los rechazos son fracasos; pero factores de motivación para esforzarse más.

También te puede interesar: Claves para emprender un negocio sostenible

Eres tú quien puede superar una adversidad, la vida está llena de retos. Prepárate para asumirlos, mantente en constante aprendizaje, lee libros, utiliza tus redes sociales para seguir mentores como Juliana Barreto, anfitriona del programa ‘Mi jefe es un niño’, así mejorarás cada día.