Vivir constantemente ocupado, cumpliendo sólo las obligaciones laborales, sin dedicar unos minutos a realizar actividades que te gustan y  que te saquen de la rutina diaria podrían estar afectando tu bienestar físico y emocional sin que hayas  dado cuenta  . Descubre las ventajas de aprovechar el tiempo libre. 

La historia del tiempo libre se remonta a la antigua Grecia donde los filósofos dedicaban un momento del día a reflexionar sobre política, ciencia y la vida misma. No obstante, con durante la  Revolución Industrial comenzaron a disminuir estos espacios en la vida cotidiana, lo cual desencadenó varias   protestas y movimientos reivindicativos. 

Pero solo fue hasta 1948 cuando la Asamblea de las Naciones Unidas declaró el tiempo libre como un derecho. Por lo tanto, tomarse un tiempo para descansar,  es una obligación que debes exigir y que  tienes contigo mismo pues no solo es beneficioso para la salud física sino también para la salud mental. 

Aunque, el tiempo libre es un derecho, la mayoría de las personas se enfocan demasiado en su trabajo y en ocasiones, se sienten culpables al dedicar espacios para sí mismos. 

¿Qué pasa cuando no aprovechamos el tiempo libre? 

De acuerdo con Sylvia Ramírez Rueda, conferencista internacional de felicidad y personal branding, “cuando el placer se destierra por completo de la lista de prioridades de un ser humano, aunque el efecto no sea inmediato, sí es prácticamente inevitable: la pérdida de sentido de lo que hace. Deja de existir una razón para salir de la cama por las mañanas y, por lo tanto, aunque la intención original puede haber sido muy buena (ser un excelente trabajador), a la larga el precio que se paga es el de la pérdida de la creatividad y una baja sustancial en la productividad”.

Por lo tanto, este tipo de espacios ayudan a sentirse motivado, desarrollar nuevos proyectos y no desistir ante los primeros obstáculos que se presenten, pues cuando una persona se relaja, tiende  a percibir la vida desde una perspectiva más positiva. 

¿Somos más felices si generamos espacios de ocio? 

No hay duda de que cuando haces lo que te gusta el tiempo pasa más rápido, generando que aumente la sensación de satisfacción y alegría. Sin embargo, “en materia de felicidad, el orden de los factores sí altera el resultado: no es lo mismo bailar porque estoy feliz que bailar para estar feliz. Las actividades placenteras en el tiempo libre son importantes y se traducen en más felicidad en la medida en que no caigamos en el error de depender de ellas para poder sentirnos bien con nosotros mismos”, señala Sylvia Rodríguez.

Por ello,  Sylvia Ramírez  añade que,” lo ideal sería que cada uno de nosotros pudiera ser capaz de sentirse bien consigo mismo a pesar de las circunstancias, de manera que hacer actividades placenteras sea una señal exterior de la felicidad que ya existe y no un recurso remedial para tratar de escapar de la cotidianidad”. 

¿Cómo dedicar unos minutos al tiempo libre? 

Es importante que establezcas una rutina para gestionar mejor tu tiempo,  así, podrás crear diariamente este tipo de espacios.  De igual forma, es importante que aprendas a escuchar a tu cuerpo, si estás muy tensionado es necesario parar y tomarte unos minutos para respirar o estirar. 

Para la experta es fundamental tener claro que la vida es corta y que no siempre vas a tener la misma vitalidad, energía, fuerza y, en algunos casos, belleza física. Cuando uno recuerda que estos son atributos transitorios, se da cuenta de que, en realidad, disfrutar del tiempo libre es un gesto que da un sentido trascendente a la vida. En resumen, es recordar que no vamos a vivir para siempre puede animarnos a ver la vida como una oportunidad y, en tal virtud, a aprovechar cada minuto de esa vida que aún nos queda”. 

Por ello, dedica un momento para ti, retoma esa actividad que te gustaba cuando niño o atrévete a explorar ejercicios que nunca has hecho. El tiempo libre es lo que permite llenar tu vida de recuerdos y creatividad.