Potencie sus estrategias digitales con el acompañamiento de influenciadores. Es importante que tenga en cuenta que su elección debe ir más allá del número de seguidores que tengan los influenciadores en sus redes sociales.

Los influenciadores pueden ser entendidos como uno de los canales del marketing que permiten generar intensiones de compra más altos en clientes potenciales. De hecho, y según estadísticas de una de las empresas más importantes en la búsqueda de influenciadores, MuseFind, el 92% de los consumidores confían más en un influencer que en un anuncio o un contenido que cuente con respaldo de celebridades.

Existen diferentes factores que se deben tener en cuenta para realizar una táctica exitosa. De acuerdo con Adriana Rodríguez, directora de influenciadores Mediawise, cada influenciador puede cumplir un rol o aportar a una estrategia, en la medida en la que se tengan definidos con claridad los objetivos de la misma. Es decir, identifique si lo que necesita generar es alcance, posicionamiento, credibilidad, entre otros.

No se trata solamente de contratar influenciadores por su gran número de seguidores, alcance y popularidad, sino encontrar los pertinentes para su marca y que apoyen la conversación que quiere generar. Entre los errores más frecuentes se encuentra el afán por contratar a la persona más popular y famosa del momento, porque probablemente no estará alineada con sus objetivos.

Relacionado con esto, Rodríguez asegura que es importante realizar una categorización de estos personajes, para alcanzar de manera efectiva los objetivos planteados. Por esto propone los siguientes tipos de influenciadores:

1. Ciderboys: son influenciadores pequeños. No son personas con mucho alcance, pero pueden llegar a generar mucha frecuencia en tiempos muy cortos. Esto quiere decir, que funcionan a la perfección para crear tendencias en redes sociales. Por lo general, cuentan con un número de seguidores que van de los 1.000 a los 5.000

2. Influenciadores 2.0: son influenciadores un poco más evolucionados que tienen mayor credibilidad y tienen comunidades más grandes. Además, cuentan con métricas de enganche mucho más altas que los ciderboys. Abordan diferentes temáticas y, aunque son famosos solo en lo digital, influencian considerablemente a sus seguidores.

3. Celebrity: son personajes que tienen fama dentro y fuera de un ámbito digital. Cuentan con mucho más alcance y por lo general tienen presencia en medios de comunicación.

4. Generadores de contenido: son expertos en temas específicos. Aunque pueden resultar de la mezcla entre los 2.0 o los celebrity, son personas contratadas no solamente para dar una opinión, sino para generar un contenido más a profundidad y de valor.

Es importante que comprenda que el “marketing de influencia” se basa en la confianza. Eso significa que los seguidores pueden dejar de seguir a una persona con influencia por el simple hecho de que perciba que está publicitando más de la cuenta o que la información que comparte no está siendo lo suficientemente auténtica.

Como asegura Rodríguez, cuando apenas se estaban incorporando estas figuras en las estrategias digitales, era más sencillo no evidenciar que un influenciador hacía parte de una campaña, sin embargo, en la actualidad, se debe procurar apelar a la sinceridad, que así se haga notar que es pago, genere credibilidad y afinidad real con la marca.

Tags: