Tener deudas es una situación a la que muchos temen. Sin embargo, adquirirlas de forma inteligente trae grandes beneficios y puede, incluso, cambiar nuestra calidad de vida.

La vida, o gran parte de ella, se trata de asumir riesgos, pero esto generalmente puede despertar cierto temor o incertidumbre ante lo desconocido. Los riesgos traen consigo ganancias o pérdidas, en la misma proporción del tamaño del riesgo que se tomó.

Uno de los factores de riesgo más comunes es la capacidad de endeudamiento. Sin embargo, es precisamente este elemento el que nos irá haciendo acreedores de una historia crediticia, fundamental al momento de querer realizar una inversión o solicitar un préstamo.

Entonces, surge la pregunta ¿cómo puedo acumular un historial crediticio saludable que me permita acceder a préstamos de mayor monto para llevar a cabo mis planes de vida? La respuesta es sencilla: arriésgate, pero hazlo con inteligencia y la asesoría correcta. A continuación, te brindamos algunos consejos que debes tomar en cuenta para comenzar a crear tu historial crediticio.

Conoce tus finanzas mejor que a ti mismo: Lo principal es perderle el miedo. Convierte los números en tus principales aliados. Saber todo acerca de tus finanzas te permitirá obtener la confianza suficiente para ir un poco más allá y comenzar a ampliar tu terreno de endeudamiento. No es necesario ser un experto en la materia, pero sí es indispensable que conozcas de primera mano los aspectos básicos relacionados a tus fuentes de ingreso, gastos, deudas, cuentas por cobrar, plazos, oportunidades de inversión y riesgos o amenazas dentro de tus finanzas, de esta forma darás pasos seguros, con información certera.

Escoge tus batallas: Es seguro que tienes diversos planes que deseas llevar a cabo y para todos ellos requieres un capital. Comienza por priorizar, qué es lo urgente, lo necesario y lo anhelado. En función a eso, busca asesoría sobre los planes de inversión y financiamiento; así como las empresas que los ofrecen. Puedes consultar opciones de carteras de créditos y escoger la que más se adapte a tus necesidades, proyectos y características.

Planifica, organiza y analiza: El secreto de las finanzas es el orden. En la medida que más control tengas sobre tu dinero, mejores decisiones podrás tomar sobre el destino que le darás. Para lograrlo es recomendable que identifiques tus deudas y cuentas por pagar, elabores un presupuesto mensual donde se reflejen tus ingresos y tus gastos, en función a eso evalúa la temporalidad de tus egresos, y posteriormente elabora un calendario de pagos donde logres equilibrar tus deudas con base en tus ingresos. De esta manera, podrás cumplir con todos tus compromisos de pago, de forma puntual y sin ver arruinadas tus finanzas.

La información es poder: Hoy, todos tenemos acceso a diversas fuentes de información, hay que sacar provecho de eso. Despierta tu curiosidad y aliméntala. Lee, investiga, pregunta, busca sugerencias. Es de gran ayuda saber cómo se mueve la economía nacional, qué planes de inversión existen, qué empresas brindan asesoría, qué facilidades hay para pagar deudas y cualquier otro dato de interés que te pueda ayudar a tomar mejores decisiones financieras.

Estas son solo algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para comenzar a tomar riesgos y asumir ciertas deudas para iniciar con buen pie tu historia crediticia. Recuerda que un crédito es un compromiso que adquieres con el objetivo de ver realizado algún plan o proyecto de vida, que posteriormente se pueda convertir en una inversión; de allí la importancia de asumirlo con responsabilidad, realizar los pagos a tiempo y monitorear con regularidad tu historial de crédito en Datacrédito.