La posibilidad de contar con recursos económicos adicionales representa un alivio en las finanzas familiares para los trabajadores colombianos de menores ingresos, generando que el subsidio monetario sea un aporte económico para las familias.

De acuerdo con un reciente estudio de la Superintendencia del Subsidio Familiar, en el país 4.6 millones de personas reciben, a través de las cajas de compensación, el subsidio monetario, un beneficio económico entregado cada mes a los trabajadores afiliados al sistema, que devengan hasta 4 salarios mínimos legales vigentes y que dentro de su grupo familiar tienen a su cargo hijos menores de edad, hermanos o padres dependientes o con discapacidad.

Asimismo, este estudio, que analizó los datos de las vigencias 2018, 2019 y primer trimestre del 2020 de las 43 cajas que operan en el país, concluyó que gracias a este beneficio los hogares tienen 11% menos probabilidad de caer en la pobreza.

Subsidio monetario, progreso y bienestar

Compensar, fiel al pacto que dio origen al sistema del subsidio familiar hace más de 60 años, desde su nacimiento brinda oportunidades de progreso y bienestar a sus afiliados, en especial a aquellos con menos recursos, a través de la asignación de diversas modalidades de subsidio que contribuyen a aliviar las cargas económicas de las familias y les permiten acceder a una mejor calidad de vida.

Precisamente una de esas modalidades es el subsidio monetario, que, en palabras de Carlos Andrés Rodríguez, gerente de subsidio y vivienda de esta entidad “es un ejercicio real de redistribución equitativa del ingreso y en este sentido se convierte en un mecanismo expedito para la reconstrucción del tejido social, particularmente ante una pandemia como la que vivimos actualmente, que propició la suspensión de contratos y la disminución en los salarios”.

Es así como el año pasado Compensar destinó más de $244.000 millones para beneficiar a 835.672 personas con cerca de 6.815.000 cuotas de subsidio monetario y, para el 2021 espera aumentar la penetración de uso, asignando alrededor de $258.500 millones.

El aporte económico, que para este año se fijó en $39.000 mensuales, por cada persona a cargo, puede ser utilizado para compras de productos de la canasta familiar, para cursos, ahorro, o retiro en efectivo.

Alianzas para hacer uso del subsidio monetario

con el fin de extender aún más los beneficios, Compensar cuenta con una extensa red de aliados comerciales, que van desde grandes superficies hasta tiendas de barrio, donde los trabajadores pueden redimir o retirar el monto asignado, utilizando para tal fin la tarjeta de afiliación física o la app “Billetera Móvil”.

Asimismo, explica el gerente de subsidio y vivienda de Compensar “de manera permanente desplegamos una serie de acciones a través del programa ‘Dale valor a tu subsidio’, con el cual las personas pueden acceder a todo el portafolio de beneficios de Compensar en temas relacionados con salud, educación y turismo, con tarifas exclusivas acorde a sus ingresos”. Entre las opciones se destaca, por ejemplo, la inscripción de cursos virtuales o presenciales por solo $9.000, la posibilidad de hacer un ahorro en la Cooperativa Unimos, como base para la cuota inicial de vivienda o estudios o para el pago del plan Complementario Vital de salud.

Sin duda, el subsidio monetario se constituye en un apalancador de oportunidades, que, en medio de la actual situación que enfrenta el país, protege a los trabajadores y a sus hogares de caer en la pobreza, contribuyendo a su bienestar integral y a la construcción de una sociedad más equitativa, justa e incluyente.

Más información en www.compensar.com