Implementar métodos que generen innovación y permitan crear nuevas oportunidades, es la forma en que las empresas de hoy encuentran más campos de acción en el mercado. Conozca de qué se trata y cómo lo puede implementar .

Angélica María Flechas, gerente general de Háptica, consultora dedicada al diseño de experiencias de los clientes con la metodología del Design Thinking, define este proceso como una corriente enfocada en generar proyectos de impacto e innovación centrada en los usuarios.

Esta metodología permite conocer la experiencia de los clientes, identificar sus necesidades, conocer al público para el que se diseña la estrategia de innovación, crear ideas para materializar las propuestas que surgen a través de la investigación, crear prototipos que permitan conocer más sobre la interacción de los usuarios para evolucionar y llegar al requerimiento de lo que desea el público.

Innovación, creatividad y diseño

Esta metodología permite conocer quién es el usuario de su empresa, reinventarse, auto descubrirse, saber qué es lo que necesitan realmente el público y transformar la organización. Aquí, el proceso creativo es parte fundamental para lograr la innovación que se desea alcanzar.

Así mismo, el ambiente creativo facilita que cualquier persona tenga la posibilidad de trabajar bajo sus propias experiencias e ideas para que resuelvan el reto de innovación al que se enfrenta una empresa.

Un caso de éxito de Háptica

A través de herramientas de etnografía y antropología se puede identificar las necesidades de los usuarios. Un caso de éxito fue Porvenir, entidad en la que se entendió a profundidad la experiencia del usuario en los procesos de pensión obligatoria que deben realizar, aplicando herramientas de investigación cualitativa e investigando experiencias del usuario en los diferentes canales de servicio.

Por otro lado, la firma de consultoría Katharsis, dedicada a generar cultura de innovación dentro de las organizaciones sostiene que “para que la innovación prospere, la cultura de una empresa debe adaptarse al riesgo e incertidumbre que requieren los grandes resultados de negocio” y aspectos como una estrategia de innovación clara, un modelo de negocio ganador, la capacidad de entendimiento entre cliente-consumidor, talento humano, tecnologías y procesos de punta, permite que las empresas puedan encontrar oportunidades en el mercado.

El Design Thinking es aplicable a todas las cosas que se deseen crear y transformar, y si su compañía está pensando en replantear los procesos que implementa con el fin de mejorar su impacto, esta es la oportunidad para ponerlo en práctica.