Deportistas de la Carrera de la Esperanza, una apuesta por la inclusión social

La Carrera de la Esperanza reunió, de manera virtual, a los corredores más especiales de América Latina.

De acuerdo con el Censo Nacional de Población y Vivienda -CNPV 2018, en Colombia, más de 3.134.000 personas tienen dificultades para realizar sus actividades básicas diarias y, según la OMS, en el mundo, esta cifra asciende a más de mil millones, es decir, que alrededor del 15 por ciento de la población mundial presenta algún tipo de discapacidad.

Adicional a ello, el Banco Mundial estima que el 20 por ciento de los más pobres tienen esta condición, al igual que el 30 por ciento de los jóvenes de calle, en línea con informes de Unicef y, por último, la Unesco afirma que el 90 por ciento de los niños con discapacidad no asisten a la escuela. Sin duda, este panorama da cuenta de los enormes desafíos que diariamente debe afrontar esta población, lo cual, por supuesto, se ha profundizado como consecuencia de la pandemia del Covid-19, haciéndose que cada vez sea más prioritaria la definición y puesta en marcha de políticas, programas y acciones orientadas a favorecer la protección de las personas con discapacidad en el país, así como la necesidad de promover su acceso a servicios de salud, empleo, formación, recreación, deporte, sano esparcimiento y, en general, alternativas que contribuyan al mejoramiento de su calidad de vida.


Precisamente, esta ha sido desde siempre una consigna para la Caja de Compensación Familiar Compensar, que de manera permanente trabaja por el bienestar integral de la población con discapacidad, tanto afiliada como no afiliada, y, en línea con ello, desde el 2005, la entidad ha sido la casa de las Olimpiadas Iberoamericanas Fides Compensar, el evento deportivo para personas en condición de discapacidad más importante de Iberoamérica, que en el 2021 celebraría su vigésima cuarta versión.

Sin embargo, dada la coyuntura actual, y con el fin de dar continuidad a las actividades deportivas, este año, la Fundación para la Investigación y el Desarrollo de la Educación Especial Fides, junto a la Armada de Colombia y Compensar organizaron la “Carrera de la Esperanza”, que del 6 al 16 de julio reunió, esta vez desde la virtualidad, a los corredores más especiales de América Latina

“Este año, desde la virtualidad, nos propusimos llegar hasta nuestros deportistas y amigos para, de manera conjunta, recordar que los momentos más difíciles pueden sobrepasarse con unión, esmero y esperanza”, afirmó Alejandro Escallón, presidente de Fides.

En esta oportunidad, a través de registros de tiempo personales, los atletas, tanto especiales como de la comunidad en general, tuvieron la oportunidad de sumar kilómetros sin importar el lugar donde se encontrarán, realizando recorridos en parques, pistas, ciclovías o en sus casas, por medio de trotadoras o elípticas, subiendo posteriormente los resultados en la página web de la carrera.

“La Carrera de la Esperanza es un evento que nos llena de emoción y de entusiasmo pues, en medio de la distancia, nos permite generar un espacio de unión, a través del deporte, para nuestros atletas especiales, sus familias y para la comunidad en general”, puntualizó Juan Manuel Rivadeneira, gerente de Recreación, Educación y Deporte de Compensar.

A esta apuesta de Compensar por la inclusión social, se suman también diferentes espacios de participación y reconocimiento a la población con discapacidad organizados a lo largo del año pasado de la mano de diversos aliados, entre los que se destacan: Fides Navidad recetas y sueños, III Ecofashion – ARC – El Rosario – Compensar y VIII Encuentro de Artes Escénicas – ARC- Compensar “Artes y Tradiciones Populares”.

Una apuesta constante por la inclusión social

Deportista de la Carrera de la Esperanza


De igual manera, como parte de su propósito por contribuir a la construcción de una sociedad más participativa, incluyente y con igualdad de oportunidades para todos, desde hace cerca de 26 años, a través del Programa Enlaces, Compensar promueve la inclusión social de las personas con discapacidad intelectual afiliadas a la Caja, con procesos de movilización social, gestión de conocimiento, acompañamiento y orientación a las familias, como principales aliadas del proceso, así como por medio de la articulación de alianzas con diversos actores del orden público y privado.

Por otra parte, en línea con esta filosofía, la Caja de Compensación Familiar, promueve, mediante un programa adelantado con el SENA, la vinculación laboral de personas con discapacidad motora y cognitiva, quienes son vinculados en diferentes áreas de trabajo, favoreciendo la generación de espacios incluyentes y aportando al reconocimiento de las capacidades y habilidades de esta población.

Finalmente, a través de las rutas de atención especializadas en personas con discapacidad, la Agencia de Empleo y Emprendimiento de Compensar gestiona también oportunidades de empleabilidad para esta población.

Con estas y otras acciones, Compensar ratifica su compromiso con el bienestar integral de todas las personas, sin importar su edad, género o condición, sumando esfuerzos con quienes comparten su filosofía y poniendo al servicio de la sociedad toda su experiencia y capacidad en la generación de alternativas que redunden en la consolidación de una sociedad con oportunidades para todos por igual.