Cumplir el sueño viajar nos puede cambiar la vida, descubre cómo en 3 pasos la plata ya no será una excusa para no hacerlo.

Viajar es una de las experiencias más enriquecedoras para todo ser humano sin importar su lugar de origen, raza, o posición social. Conocer nuevos lugares y culturas siempre logrará ampliar nuestros horizontes, experimentar nuevas emociones y hacernos un poco más ciudadanos del mundo.

Emprender una nueva aventura, bien sea a la ciudad vecina o un país al otro lado del planeta, implicará siempre una inversión; porque viajar no es un gasto sino una inversión en nuestro bienestar e, incluso, en el desarrollo de otros territorios.

Pero entonces, ¿cómo viajar si no tenemos plata? Existen múltiples tácticas para hacerlo sin afectar nuestro presupuesto, todo radica en el esfuerzo, la disciplina y en las ganas que tengamos de ir a nuestro destino. Acá te dejamos una ruta de tres pasos para lograrlo, analízala y empieza a trabajar en tu sueño hoy mismo. ¡No más excusas!

1. Investiga

Aunque hacer maletas de improvisto puede ser divertido, si queremos hacer un viaje importante y todavía no tenemos los recursos, es clave investigar previamente algunos destinos. Puedes empezar por hacer una lista de lugares a los que te gustaría ir y con calma indagar sobre el costo de vida y los pasajes. Para rumbos internacionales, el índice Big Mac puede ser una buena guía para ver la diferencia entre un país y otro.

Una vez tomes una decisión, podrás definir el tiempo de tu estadía y el montó mínimo que necesitas para llegar hasta allá y tener unos días agradables.

2. Planifica

Según expertos, los tiempos recomendables para ahorrar sin afectar demasiado nuestro estilo de vida son:

  • Viajes internacionales: 1 año
  • Viajes nacionales: 3 meses

Sin embargo, estos tiempos pueden variar dependiendo de la investigación que hicimos en el primer punto y del tipo de viaje que queramos tener, pues no se gastará lo mismo un mochilero que un ejecutivo que está acostumbrado a dormir y comer en lugares muy cómodos.

Una vez definas esto, puede ser muy útil abrir espacios de ahorro exclusivos para este propósito y tener metas semanales y no mensuales, de esta forma tendremos nuestra meta presente en el día a día y no solo al final de cada mes.

Finalmente, y aunque aquí entran a jugar muchos factores, si logramos hacer las reservas de hoteles y transporte con por lo menos 5 meses de anterioridad, podremos ahorrar incluso hasta un 50% en costos.

3. Recorta tus gastos

La clave del ahorro está en disminuir los gastos no indispensables. Sin saberlo, a veces derrochamos en cosas o hábitos que no son fundamentales ni costosos pero que poco a poco nos van dejando sin sueldo.

Es recomendable hacer un listado de gastos necesarios e innecesarios para así identificarlos y ponernos manos a la obra. En la primera categoría entrarían asuntos como la alimentación o la vivienda, mientras que en la segunda estarían las fiestas y los recorridos en taxi.

Acá te hacemos algunas sugerencias de temas en los que podrías recortar y que sin duda harán una diferencia en tu presupuesto:

  • En vez de almorzar todos los días en restaurante, cocina tu propia comida.
  • Si tienes un espacio disponible en tu vivienda, arriéndalo y de esa forma se reducirán tus gastos de arriendo o servicios públicos.
  • Para disminuir el costo de la electricidad, compra bombillos ahorradores, desconecta los aparatos electrónicos cuando no los estés usando y apaga las luces en los espacios en que no estés.
  • Si todavía tienes teléfono fijo, opta por usar solo tu celular.
  • En cuanto al uso del celular, haz el esfuerzo de conectarte a redes wifi y para así poder tener un plan de datos y llamadas más económico.
  • En vez de televisión por cable, adquiere servicios digitales que son similares pero considerablemente menos costosos.
  • Si tienes carro, empieza a usar el transporte público e incluso la bicicleta.
  • Si tienes tarjeta de crédito con beneficio de acumular millas aéreas, puede ser una muy buena estrategia que la uses en vez del efectivo y así, posiblemente, obtener un descuento importante al momento de comprar pasajes. Pero ¡ojo! esto debes hacerlo con mucha responsabilidad y difiriendo todos los pagos a una sola cuota.
  • ¡Deja de fumar! Hacerlo te permitirá ahorrar para tu próximo viaje y mejorar tu salud.

Finalmente vale la pena mencionar que, aunque ahorrar puede ser de cierta forma un sacrificio, este no debe afectar los mínimos necesarios de nuestra calidad de vida. Llega hasta donde te sientas cómodo teniendo siempre en mente que cada esfuerzo tiene una recompensa.

Antes de hacer cualquier compra pregúntate, ¿realmente lo necesito?

El mundo está lleno de lugares maravillosos para todos los gustos, ¡está en tus manos hasta donde quieres llegar!