Celebrar el Día de San Valentín o esperar ansiosamente la llegada del Cyber Monday y el Black Friday son algunas de las tradiciones extranjeras que hemos venido adaptando los colombianos. ¿Por qué? Te lo contamos.

La Cámara de Comercio Electrónico registró, entre el 19 y 20 de noviembre de 2018, 1.298.994 visitas al sitio web de Cyber Monday lo que generó alrededor de 1.150.070 transacciones, representando ventas por más de 500.000 millones de pesos.

Para Camilo Herrera, investigador y consultor en temas de consumo y consumidor, lo primero que hay que entender es que “la mayoría de las fechas que celebramos los colombianos son extranjeras. Somos un país que ha recibido influencias culturales en sus más de 500 años de historia y 200 años de república. Por esta razón, el Día de la madre, Semana Santa y Navidad son celebraciones, que, aunque las creamos como nuestras, no son colombianas, sino que sirven para dinamizar el comercio en temporadas comerciales”.

A continuación, Camilo Herrera muestra cuáles son las temporadas comerciales, tanto extranjeras y nacionales, que activan la economía del país:

Aunque se crea que para los colombianos el Día de San Valentín es una fecha sin relevancia, lo cierto es que es un día muy añorado y esperado por los floricultores del país, pues se aumenta la producción y se exportan más de 250.000 toneladas de flores, generando ventas por 1.400 millones de dólares, según cifras proporcionadas por Asocolflores.

En cuanto al Black Friday es una de las recientes actividades comerciales que han adaptado los colombianos. “El Black Friday es importante para los colombianos, pero a nivel de gasto es muy pequeño. El total de gasto de los hogares colombianos es de 657 billones de pesos, de los cuales el e-commerce generó 22,9 billones de pesos y de esos solamente el 10 % fue por el Black Friday”, señala Herrera.

 ¿Por qué sucede esto? Según Herrera esto ocurre porque, “a los colombianos no les gusta el e-commerce debido a que requiere una transacción que al quedar rastreada hace que las personas tengan que declarar ante la DIAN. Además, muchas de las compras que son e-commerce resultan no ser e-commerce. Por ejemplo: si yo pido a través de domicilios.com y cuando llega mi pedido pago en efectivo se daña el proceso de hacer una transacción vía Internet. Por otra parte, muchos establecimientos aprovechan este día, pero generan liquidaciones en el mundo físico y no online”.

Sin importar si es el Día de San Valentín, Semana Santa, Halloween o Amor y Amistad, lo que queda claro es que desde hace muchos años hemos adoptado diferentes fechas extranjeras que sirven para dinamizar la economía colombiana.