Son muchos los que hoy están pasándola mal por cuenta de una mala decisión a la hora de endeudarse. Conoce cómo hacerlo sin perjudicar tu tranquilidad ni la de tu familia.

A lo largo de la vida, surgen proyectos y planes de vida que requieren de una inversión económica importante. Aunque algunos puedas sortearlos con los años por medio del ahorro juicioso, hay sueños que no dan espera y que tal vez merezcan la decisión tomar un crédito.

En nuestro país hay opciones que se ajustan a todos los bolsillos y tipos de inversión, pero lo más importante es que quién solicite el crédito lo haga de forma responsable. La decisión que tomes hoy determinará tu estabilidad y la de tu familia en los próximos años e incluso décadas, dependiendo del tipo de crédito, así que asegúrate de hacer lo correcto.

Recomendaciones:

Haz un balance de ingresos y gastos (capacidad de endeudamiento).

● Considera la estabilidad de tus ingresos.

● Aporta a la entidad información verídica sobre los ingresos y gastos para que ellos puedan determinar qué tipo de crédito es el más conveniente y por qué cantidad. Asimismo, es vital mantenerlos informados de cualquier cambio en la situación económica o laboral.

● No pidas más allá de lo estrictamente necesario y elige el producto de crédito que mejor se ajusta a tus intereses, necesidades y situación financiera.

¿Cómo calcular la capacidad de endeudamiento?

Para identificar si estás en capacidad de asumir una deuda, el tipo de crédito y el plazo que te conviene, es indispensable determinar tu capacidad de endeudamiento, la cual debe ser menor o igual al 40% de tus ingresos.

Para calcularlo, puedes hacer la siguiente operación:

Partamos de una situación hipotética: tienes un ingreso de $1.000.000 y la proyección de las cuotas es de $300.000.

Paso 1: Divide las obligaciones entre el ingreso: 300.000 / 1.000.000 = 0.3

Paso 2: Multiplica el resultado por 100: 0.3 * 100 = 30

Paso 3: Tu capacidad de endeudamiento es del 30%, es decir, que sí estás en posición de asumir un crédito responsable.

Si el nivel endeudamiento es superior, podrías replantear el plazo y/o el monto del crédito a solicitar para que así puedas garantizar el cumplimiento en tus obligaciones y una vida financiera sin dolores de cabeza.

Te invitamos también a que resuelvas la siguiente encuesta, en donde descubrirás algunas de las preguntas que debes hacerte a la hora de solicitar un crédito. ¡No olvides mirar los resultados al final para que conozcas la tendencia en las respuestas de otros lectores como tú!