paisaje urbano de Bogotá

Bogotá, la ciudad de todos y que brinda un sin fin de oportunidades, llega el próximo 6 de agosto a sus 483 años cargando sobre sí un legado de acontecimientos, curiosidades y eventos que la ubican entre las ciudades más cosmopolitas y dinámicas de la región.

Bogotá, la casa de cerca de ocho millones de personas,  -más exactamente 7’200.000, según el censo 2018 del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)- de los cuales, y según la misma entidad, 2.853.514 son provenientes de otras ciudades y países, ratificando que la capital colombiana, sin importar el origen y distinción de acentos, es la ciudad de las oportunidades para muchos de sus habitantes. 

Son casi cinco siglos que han sido testigos de un sinfín de historias y curiosidades que reposan en la memoria de los capitalinos. Por esta razón,  te compartimos algunos acontecimientos que todo bogotano de origen o de corazón debe tener en mente, así te convertirás en el mejor anfitrión de tu casa, la álgida, pero fascinante tierra capitalina.

Bogotá y sus tres fundaciones

Iglesia de la Plaza Del Chorro Del Quevedo

Es común que por los libros de historia tengas en tu cabeza que la fecha oficial de la fundación de Bogotá fue el 6 de agosto de 1538, día que, Gonzalo Jiménez de Quesada dio inicio a la constitución simbólica de la villa de Santafé de Bogotá, con el asentamiento de doce chozas y la celebración de una misa realizada por el fraile Domingo de las Casas; sin embargo, te sorprenderá saber que, esta fue realmente la segunda fundación.

Y es que, fue a finales de 1537 cuando se presentó por primera vez la presencia de un grupo de españoles en estas tierras, quienes instalaron un campamento sobre la Sabana, lo que en la actualidad es la carrera segunda con calle 13, lugar que sería posteriormente conocido como Villorrio y Pueblo Viejo.

Pero sería solamente hasta el 27 de abril de 1539, que se establecería de manera legal y jurídica el territorio como ciudad, luego de una pugna que tuvo como protagonistas a Jiménez de Quesada, Sebastián de Belalcázar y Nicolás de Federmán; para saber quién obtendría el crédito como fundador de la ciudad, certificando finalmente, al primero con dicha distinción.

Cuando Bogotá desafió las leyes de la ingeniería

Celebre en el mundo, portadas por doquier, los ojos de la ingeniería puestas en el centro de Bogotá; aquel 6 de octubre de 1974, en el que miles de ciudadanos agolpados sobre las calles, observaban con desconcierto un acto que parecía inverosímil, surrealista y sacado de los libros de ficción; trasladar 29 metros del edificio Cudecom situado sobre la Calle 19 con Avenida Caracas, con sus ocho pisos y siete mil toneladas.

El artista de dicho acontecimiento fue el ingeniero Antonio Páez Restrepo, quien a la postre recibiría el Premio Nacional de Ingeniería de manos del presidente de entonces, Alfonso López Michelsen. Nueve horas de una intervención en la que se emplearon siete gatos hidráulicos y un equipo de 400 personas, entre ingenieros, técnicos, maestros y ayudantes.

Bogotá 2600 metros más cerca de las estrellas

La nevera, la gris, la álgida, en fin, varios han sido los calificativos que se le han dado a la capital colombiana por su clima y altura. Y es que Bogotá se sitúa a 2.630 metros sobre el nivel del mar, con una temperatura media de 14,55 grados centígrados, siendo la metrópoli más alta del mundo y la tercera capital tras La Paz (Bolivia) y Quito (Ecuador).

Y es que la altura es la causante de este escenario en el que se observan más de cerca las estrellas, en medio de una abundante vegetación que logra uno de los paisajes más imponentes de la región sobre la Cordillera de los Andes.

Los zapatos que le dieron vida a Chapinero

Cuenta la historia que el nombre de una de las localidades más antiguas y concurridas en la actualidad en Bogotá, y que oficializó su nombre un 17 de diciembre de 1885, se derivó gracias a un zapatero español de la época, llamado Antón Hero Cepeda, quien fabricaba en su negocio chapines, un calzado para mujeres que las protegía de las calles enlodadas de la ciudad, elaborado en madera y correas que se ataban al pie.

Gracias al éxito que tuvo la creación de Hero, su local empezaría a ser conocido como Chapinero, pues a él le decían Chapin, apodo que pasaría a la historia al convertirse en el nombre oficial que recibiría este barrio capitalino.  Se dice que la afamada zapatería se encontraba ubicada sobre la carrera 7 con calle 59.

Bogotá se conoce rodando en bici

560 kilómetros de ciclorrutas, convierten a Bogotá en la ciudad con la red más extensa de América Latina, un logro que con la pandemia sumó varios kilómetros más, para brindarle a los ciclistas una infraestructura más amplía durante la emergencia sanitaria.

A que no cabes en la calle más angosta de Bogotá

Pues entre las tantas curiosidades que encierra el asfalto de la ciudad de todos, está la de tener una calle que tiene solamente 20 centímetros de ancho ¿puedes creerlo? Si aún no la conoces, estás a tiempo de ir a este lugar digno de un récord Guinness y que ubicarás frente al antiguo teatro Olimpia, entre las calles 25 y 26, y entre las carreras 9 y 10. 

De esta manera, se vive Bogotá, la ciudad de todos, la que no descansa para darle a sus ciudadanos oportunidades, así como, múltiples planes y actividades que la hacen ideal para vivirla, descubrirla y sentirla. 

Sin duda, los habitantes de Bogotá, sin importar su origen o acento, llevan en las  venas el orgullo por esta, la ciudad de las oportunidades: la ciudad de todos. ¡Feliz cumpleaños Bogotá!