Se aproximan las novenas, las despedidas empresariales, las celebraciones de año nuevo, y es normal que, sin querer, caigamos en excesos. Para evitar que esto te pase, sigue estas recomendaciones para cuidarte en estas fiestas navideñas.

La Navidad es una época para compartir con los seres queridos, reunirse con los amigos de infancia y darse esos gusticos alimenticios que se suelen evadir durante el año. Sin embargo, si no controlas las bebidas y alimentos que consumes en estas festividades tu salud puede verse afectada.

De acuerdo con la doctora Gloria Bendezú Herrera, miembro fundador de la Sociedad Colombiana de Médicos Generales (SOCOMEG), “diciembre es un mes donde abunda el licor, alimentos altos en grasas, carbohidratos y condimentos. De igual forma, se presentan cambios en los horarios de alimentación, haciendo que el cuerpo se vea afectado: no solo se aumenta de peso, sino que también se producen descompensaciones de patologías crónicas como la hipertensión, insuficiencia cardiaca y diabetes, debido a que los pacientes suelen no seguir las recomendaciones médicas”.

Esto no significa que debas privarte de comer natilla o buñuelos, al contrario, si planificas bien tus comidas y porciones, estas celebraciones no te pasarán cuenta de cobro en 2020.

¿Cómo mantenerse saludable en esta época?

  • Alimentación:

Comer es uno de los placeres que más disfrutan las personas, debido a que cada sabor produce diferentes sensaciones que ayudan a mejorar el ánimo, por ello la invitación de la nutricionista María Isabel Díaz Orduz es “consumir los alimentos de manera consciente, preguntarse qué van a ofrecer estos a nuestro cuerpo, ¿nos traerán bienestar y gratitud o nos generarán sufrimiento y culpa?”

Esto es importante porque al elegir alimentos saludables estás priorizando tu cuidado y amor propio, por ello la experta enfatiza que, “si somos capaces de alimentarnos de manera consciente y escuchar de manera atenta a nuestro cuerpo, los excesos y sus consecuencias quedarán en el pasado”.

Lo recomendable es escoger productos de calidad, optar por carnes blancas, verduras frescas y coloridas. En cuanto al tipo de cocción es preferible hornear o asar y elegir utensilios antiadherentes para evitar el uso de la mantequilla y aceite.

Para que no te prives de deliciosos postres como la natilla, el arroz de leche y los buñuelos, la nutricionista María Isabel Díaz Orduz recomienda reemplazar algunos de los ingredientes por unos que tengan menor aporte calórico como leche descremada o endulzantes. Tampoco temas en ofrecer en tus novenas alimentos saludables como brochetas de frutas, helados hechos con fruta y tortas de queso.

Por último, la experta concluye “el alcohol no sólo causa intoxicación cuando es consumido sin control, sino que también produce un exceso de calorías que se almacenan en forma de grasa, aumentando el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares porque eleva los niveles de triglicéridos. En este caso lo importante es la moderación para controlar los efectos negativos de esta práctica”.

  • Ejercicio

Muchas personas creen que las vacaciones son sinónimo de descanso y tiempo para no hacer ejercicio. Sin embargo, esto puede incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Por ello, la doctora Gloria Bendezú Herrera aconseja “continuar con la actividad física para que no se deshabitúe el cuerpo, así no aumentas de peso y no se te dificultará volver la rutina de ejercicios el otro año”.

De igual forma señala que, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud “debes realizar como mínimo 150 minutos semanales de actividad física aeróbica (caminar, andar en bicicleta, nadar, correr) o 75 minutos de actividad de mayor intensidad”.

Si atiendes estos consejos durante las vacaciones, tu cuerpo no se resentirá, y serán un buen comienzo para a cumplir tus propósitos del nuevo año.