Onboarding - adaptación de nuevos empleados

Entrar a una empresa nueva puede ser un reto para el colaborador y afectar la productividad de la empresa, pero es posible optimizar el proceso de entrada y adaptación de los nuevos empleados a través del onboarding. Descubre cómo hacerlo.

Adaptarse a un nuevo sitio de trabajo suele ser un proceso difícil, pues se hace necesario que el empleado se familiarice con el ambiente laboral y con la intensidad y estilo de trabajo de su nueva empresa.

Es a partir de esta situación que se desarrolla el concepto de onboarding, estrategia que busca facilitar la llegada y acompañar al nuevo empleado en la última fase del proceso de contratación, así como en la fase de inducción y transición.

Para Ruddy Valcárcel, experta en onboarding y recursos humanos, este proceso “comienza cuando se selecciona a una persona y va hasta máximo 90 días después de su llegada al nuevo cargo. Lo que busca es facilitar su adaptación estable para los siguientes meses”.

Durante el periodo de onboarding, “la persona cuenta con un acompañamiento constante para familiarizarse con la cultura y el clima laboral”,  afirma Ruddy Valcárcel. Asimismo, señala “es necesario dejar claras las expectativas tanto del colaborador como de la organización desde el principio y mantener un seguimiento sobre estas expectativas y su cumplimiento”. 

Por su parte, Compensar cuenta con la Universidad Corporativa, que busca facilitar el proceso de adaptación de todos los empleados de la Caja. Johana Alfonso, coordinadora de este programa, explica que “se busca acompañar al empleado desde su primer momento, incluso desde el proceso de selección, para generar experiencias de aprendizaje, pensadas para que el nuevo colaborador se ponga a tono con la cultura organizacional”.

Compensar aplica el onboarding a través de diferentes dinámicas. Entre ellas se encuentra “un proceso de inducción de 16 horas en el que el colaborador se familiariza con los principios de la Caja, así como el comportamiento que la organización espera de él. Esto se hace a través de aprendizaje experiencial y de elementos de juego”.

Johana Alfonso también  asegura que uno de los objetivos principales del onboarding es “que el empleado entienda cómo es la empresa, qué hace, por qué lo hace y cómo sus funciones le aportan a este objetivo empresarial. Para esto, el colaborador requiere de asesoría, explicaciones y acompañamiento por parte de su jefe”.

Pero esta práctica tiene que hacerse con seriedad, pues en muchas ocasiones, las organizaciones terminan haciendo menos por querer hacer más. Johanna Alfonso asegura que uno de los errores más comunes al realizar el onboarding es que “ las empresas, en su afán de enamorar a los colaboradores, extienden demasiado el proceso de inducción. Esto satura al colaborador y hace que no se lleve demasiada información”.

Es posible mejorar la adaptación de sus colaboradores a su empresa implementando el onboarding. No importa si su empresa es pequeña, mediana o grande. Lo que debe buscar es el desarrollo de un proceso único que realmente empape a sus colaboradores con la cultura organizacional y la identidad corporativa.