Cada vez es más frecuente el compromiso con la equidad de género expresado por organizaciones de diferentes tamaños y sectores en todo el mundo, sin duda, un imperativo crítico en un entorno como el nuestro, donde según cifras de la Organización Internacional del Trabajo -OIT, adscrita a la ONU, las mujeres reciben ingresos que son, en promedio, 17% inferiores a los de hombres con la misma edad, nivel de formación y responsabilidades.

Reivindicar el rol de la mujer como figura relevante en el ámbito empresarial se vislumbra como una clara oportunidad de generación de valor para las compañías, y así lo confirma un estudio de la firma consultora McKinsey, realizado en 2019, según el cual, las empresas en donde más del 10% de los cargos gerenciales son ocupados por mujeres, presentan mayores dividendos y rentabilidad, en comparación con las que no cuentan con políticas claras de equidad de género, lo que por supuesto también redunda en una mayor productividad.

Trascendiendo el ámbito empresarial, es innegable la importancia de avanzar con firmeza en la tarea de acortar las brechas de empleo, remuneración y educación de género. Y es que solo por mencionar un ejemplo, en Colombia, la OIT afirma que los hogares encabezados por mujeres reinvierten cerca del 80% del salario que reciben en mejorar la nutrición de sus hijos y en hacer posible que los miembros de su familia alcancen mayores niveles de escolaridad; lo que redunda en un círculo virtuoso de disminución de la pobreza y reducción de las brechas de inequidad social.

En este contexto, la Caja de Compensación Familiar Compensar, que desde hace más de 41 años trabaja de la mano de diferentes actores en la construcción de una sociedad más equitativa, incluyente y solidaria, realiza esfuerzos permanentes para reivindicar el papel de la mujer, sin duda, eje fundamental para avanzar en su propósito de transformación social. Es así como, por ejemplo, más del 70% de su capital humano, el cual asciende a 12.600 colaboradores, está conformado por mujeres, y el 52% de los cargos ejecutivos y gerenciales están ocupados por estas.

Asimismo, y en aras de favorecer su desarrollo y bienestar integral, pone a su disposición una serie de estrategias que les permiten gestionar un equilibrio entre sus proyectos de vida laborales y personales, entre ellas, políticas de horario flexible, teletrabajo, programas de lactancia para las que son madres, entre otros.

El compromiso de Compensar se hace extensivo a sus afiliadas, población que al cierre de 2019 sumaba más de 1.400.000 mujeres (entre afiliadas y beneficiarias), lo que representa alrededor del 56% del total de afiliados a la Caja, quienes además de disfrutar de sus servicios de salud, turismo, subsidio, recreación, educación, deporte, empleo, vivienda, entre otros, son beneficiadas a través de programas especiales diseñados acorde a sus necesidades y expectativas, y cuyo impacto se hace extensivo a sus familias.

En el marco de la Conmemoración del Día Internacional de la Mujer, se hace latente la necesidad de continuar desarrollando esfuerzos conjuntos, entre gobierno, empresa y sociedad, para reivindicar los derechos de la mujer, y, específicamente en el terreno empresarial, para impulsar una fuerza de trabajo cada vez más diversa y equilibrada, aprovechando el potencial tanto de hombres como de mujeres por igual, lo que no solo contribuye a hacer mucho más integral su gestión sino a la consolidación de una sociedad en donde todas y todos tengamos las mismas oportunidades.