Hombre con discapacidad visual

Sin duda la pandemia cambió muchas conductas y maneras de vivir pero ¿cómo ha afectado esta situación a las personas con discapacidad visual? Conoce en este artículo cómo han tenido que adaptarse a esta “nueva normalidad”.

Carlos Parra Dussan es ciego y su ocupación laboral es ser el director General del Instituto Nacional Para Ciegos (INCI) y quien mejor que él, para contarnos acerca de cómo la pandemia ha modificado sus hábitos y los de las personas que sufren de discapacidad visual. Precisamente, uno de los principales cambios ha girado en torno al ecosistema digital “al estar en la casa evidencié que lo virtual no es accesible para personas ciegas por ejemplo, hacer transferencias por la banca virtual se nos dificulta”.

Pero no solo eso, a Carlos se le ha dificultado reconocer la voz de sus vecinos “ el uso del tapabocas la distorsiona, entonces ya no sé con quién estoy hablando. Antes me ubicaba en el barrio por los olores, reconocía la panadería, el restaurante mexicano. Sin embargo, en esta “nueva normalidad” no se puede hacer uso de otros sentidos como el olfato”.

Por otra parte, el distanciamiento social ha dificultado la ayuda que antes recibían las personas ciegas “mis compañeros me dicen: ‘si la gente me ve con el tapabocas y un bastón probablemente no me van a ayudar a pasar la calle’. Este acercamiento ya no existe, por el distanciamiento social que debemos tener a causa de la pandemia”.

Ahora bien, a muchas personas ciegas también se les ha dificultado acceder a la educación, no solo por el ecosistema digital sino también porque al plantearse un modelo de alternancia y teniendo en cuenta que las personas con discapacidad visual necesitan tocar objetos, genera que esa continua exposición los haga más vulnerables. Por lo tanto, volver a esa presencialidad sería un obstáculo para ellos.

También te puede interesar:  Curiosidades sobre el Sistema Braille

En ese sentido, el INCI ha trabajado desde varios frentes para contribuir a la inclusión social de los colombianos con discapacidad visual; por ejemplo, “en materia de educación, durante el 2020 el INCI brindó asistencia técnica a 23 entidades territoriales certificadas, para asesorar y cualificar a los docentes, dotó con material especializado a 695 instituciones, entre colegios, bibliotecas y organizaciones”.

En el ámbito de inclusión laboral “acompañó a 104 personas con discapacidad visual en la búsqueda de empleo. Así mismo, la iniciativa llegó a 12 entidades del Estado, 9 entidades privadas y 8 ministerios con talleres y asesorías en pro de la empleabilidad de la población con discapacidad”. Como lo afirma Carlos Parra “no hay que olvidar que muchas personas ciegas trabajan en la informalidad, por lo tanto, ese es uno de los puntos más importantes a priorizar”.

Sin duda, la pandemia ha cambiado muchas de las conductas que solíamos tener, lo importante es que todos los actores de la sociedad nos involucremos para contribuir a generar una inclusión social. Por ejemplo, el INCI recientemente lanzó el calendario 2021, con el cual “busca que más personas aprendan sobre la magia de leer con los dedos. Una práctica que se conoce hace más de 200 años y que en el 2021 busca ser reconocida legalmente en Colombia”. Puedes solicitarlo escribiendo al correo [email protected]

Recuerda que en la Biblioteca Compensar encuentras material que contribuye a la inclusión de personas con discapacidad visual. ¡No dudes en solicitarlo!