Hombre muestra su billetera y tarjetas de crédito

Endeudarse no es malo, no obstante, las deudas pueden convertirse en un dolor de cabeza si se vuelven imposibles de pagar. ¿Cómo evitar el sobreendeudamiento? Descúbrelo realizando el siguiente test.

Test: ¿Estás sobreendeudado?

1. ¿Tienes libros prestados que nos has devuelto desde hace mucho?

Mujer leyendo un libro en la sala

 2. ¿En los últimos meses, has utilizado tu tarjeta de crédito para comprar objetos que no necesitas? 
Manos de una mujer pagando con tarjeta de crédito una compra en internet

3. En este momento, ¿conoces cuál es la totalidad de tu deuda?
Hombre con calculadora con cuentas en el piso

4. ¿Has logrado pagar puntualmente tus obligaciones financieras? 
Hombre preocupado mirando un documento

5.  ¿ Has solicitado un préstamo para poder pagar tus deudas?

Mujer felix rompiendo una tarjeta de crédito
6. ¿Tus deudas superan tus ingresos?
Mujer insertando una moneda en un marranito

¡Tienes una buena salud financiera!

Si obtuviste más de 8 puntos, no hay duda que mantienes una buena vida crediticia, tienes claro cómo manejar tus ingresos y esto ha generado que tus deudas se conviertan a largo plazo en una inversión.

¡Es momento de aprender a evitar el sobreendeudamiento!

Si obtuviste menos de 8 puntos, recuerda queuna mala salud financiera se refleja cuando una persona comienza a tener varias deudas en mora, las cuales  terminan afectando su salud física y mental.  Por ello, el entrenador financiero personal y familiar Jairo Forero te invita a realizar el siguiente cálculo para conocer si estás sobreendeudado.

  • Toma el total de los pagos y divídelo por el total de ingresos mensuales. De esta manera, sacas el porcentaje. Si este es superior al 30 % quiere decir que estás sobreendeudado.

Cómo salir de un sobreendeudamiento en cinco pasos, nuestro entrenador financiero te explica:

  1. Paga las deudas no financieras.  La mayoría de personas cuentan con algún objeto que le prestaron hace algún tiempo, pero que no han devuelto. Por ello, debes asegurarte de entregárselo a la persona que te lo prestó. Además de eso, otras deudas financieras tienen que ver con esas promesas que hiciste, pero nunca cumpliste o guardar rencor por mucho tiempo.
  2. Realiza un listado de las deudas financieras, organízalas de mayor a menor de acuerdo con la tasa efectiva anual. No obstante, recuerda incluir aquellas deudas que no te cobran intereses. Pues, muchas veces, algunas personas les piden dinero prestado a sus familiares pero no lo ven como un préstamo a pagar. Después de esto,conocerás la totalidad de la deuda y cuánto estás pagando mensualmente.
  3. Busca aquellos objetos que ya no usas y que puedes vender como un computador, caminadoras, elípticas, entre otros. El objetivo al hacer esto es generar liquidez y abonarlo a las deudas.
  4. ¡Negocia! Llama a cada acreedor y reduce la tasa de interés, también puedes optar porla consolidación de las deudas, que es la unificación de los créditos que tiene un individuo con diferentes entidades financieras. Esto permite lograr una menor tasa de interés o una extensión del plazo de financiamiento. No obstante, Jairo Forero afirma que, “no todo lo que se llama negociación le conviene a las personas. Por ello, lo ideal es encontrar un simulador que te permita no solo identificar el beneficio inmediato, que es la reducción de la cuota,  sino ver el efecto a largo plazo porque si tomas una mala decisión puedes obtener mayores intereses”.
  5. Las familias unidas pagan deudas más rápido. En ese sentido, cada miembro de la familia puede aportar. Por ejemplo, los hijos pueden controlar sus gastos, de esta manera todos contribuyen a salir del sobreendeudamiento.

Con estos consejos lograrás la libertad financiera que siempre has querido. Recuerda visitar Bienestar Financiero para acceder a más tips y consejos que te permitirán ahorrar e invertir.