Colombia ingresó el 25 de mayo de 2018 a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Su participación permitirá mejorar políticas públicas en materia social y económica. ¿Cómo se puede beneficiar su empresa? Le contamos.

La OCDE es un organismo de cooperación internacional integrado por 36 países, en su mayoría desarrollados, los cuales buscan promover políticas que contribuyan al bienestar de todas las personas alrededor del mundo.

Guillermo Perry, profesor de la facultad de economía de la Universidad de los Andes y exministro de Hacienda, asegura que: “la OCDE es un club de buenas prácticas. Los países adheridos a este organismo comparten sus experiencias, realizan exámenes comparativos para saber qué políticas deben mejorar”.

Colombia para ingresar tuvo que implementar más de 51 medidas con el fin de ser aceptada en los 23 comités: mercados financieros, economía, inversión, política ambiental, entre otros.

“La principal ventaja es la adopción de políticas más eficaces. Por ejemplo: al desarrollar una reforma de gobernabilidad de las empresas públicas, estas adquieren mayor independencia, evitando la corrupción y un mal manejo de sus recursos”, señala Perry.

Cuando un país adopta buenas prácticas, tendrá mayor crecimiento económico. De esta manera, los inversionistas sienten confianza para destinar su capital financiero, lo que beneficia a las grandes, medianas y pequeñas empresas.

El ingreso a este organismo pone al país en un nivel alto. Todas las empresas se benefician. Las pymes podrán acceder a más subsidios, préstamos para el desarrollo de sus compañías y simplificar procedimientos de registro de una misma empresa.

Caffa Colombia es una empresa comercializadora de café de alta calidad, la cual tiene mercados como Estados Unidos, Hong Kong y el continente europeo, como destinos de exportación. Nació en 2016 y ha logrado beneficiar a los caficultores colombianos, quienes reciben en un precio justo -más alto que el que paga la Federación Nacional de Cafeteros- y acceden a gratuitamente a clases gratuitas de derechos humanos y agroecología.

De acuerdo con Juan Felipe Lozano Sanz, cofundador de Caffa Colombia, cuando empezó su emprendimiento junto a su socio, Sebastián Robledo Amaya, se encontraron con requisitos tributarios, de tiempo y costo, que dificultaron la creación de su empresa.

Para Guillermo Perry, este tipo de obstáculos para los emprendedores serán prioridad a la hora de darles soluciones prontas: “Las regulaciones y requerimientos excesivos son uno de los puntos que la Ocde pide revisar a sus países miembros. Por ende, los trámites que actualmente son engorrosos y costosos tendrán que ser cambiados por el gobierno.”

Por otro lado, Lozano, se siente optimista con la inclusión del país en este ente internacional: “El ingreso de Colombia a este organismo es muy prometedor. Si tomamos como referente a Chile sabemos que nos espera un futuro esperanzador. Pero, el problema es cómo podemos acceder a estos beneficios. Lo más seguro es que bajen los impuestos tributarios, pero no existen canales de comunicación que nos informe sobre esta oportunidad. Esperamos que esto se pueda materializar”.

El principal reto para el nuevo gobierno será potenciar estas prácticas para el beneficio de todos los actores de la sociedad. Sin duda alguna, el país, tras el ingreso a esta organización, logrará un desarrollo económico sostenible.

 

 

Tags: