Tener al día tus datos de contacto y tu información profesional te proporciona ventajas si quieres iniciar un proceso de selección. Por eso, en Revista Compensar te damos a conocer las pautas que debes seguir para actualizar tu hoja de vida.

De acuerdo con Catalina Sisa Rodríguez, especialista en empleabilidad, coach en estrategias de impacto en la competitividad laboral y fundadora de la consultoría Acción Laboral Latinoamérica, “una hoja de vida es un documento que habla por ti, es tu marca personal frente a una empresa, donde reposa tu diferencial con respecto a los demás candidatos que, incluye tu experiencia, habilidades y se complementa con el formato que utilizas para presentarla, el diseño y por supuesto el contenido”.

¿Cuál es la tendencia que se está manejando para las hojas de vida?

Catalina Sisa explica que el contenido en las hojas de vida ha cambiado, ahora la tendencia es incluir información precisa y puntual, con respecto a lo que describes en tu perfil profesional. Si lo haces de esta manera, va a resultar fácil para la lectura del reclutador. 

El Curriculum vitae, no solo es la carta de presentación para las nuevas oportunidades laborales, sino que es la puerta de cara a las organizaciones donde deseas ingresar o encontrar un nuevo empleo. Por eso, se hay que revisar al detalle la información que estás enviando en los diferentes canales de empleo, la organización de los logros laborales, funciones y academia.   

Las nuevas tendencias de empleabilidad en Latinoamérica nos hablan también en generar un valor agregado en la información de nuestra hoja de vida para generar de manera inmediata un diferenciador entre los demás candidatos, por tanto, se sugiere agregar algún voluntariado, en temas ambientales, sociales o altruistas que logren proyectar en ti tus habilidades blandas como liderazgo, trabajo en equipo, solución de problemas, entre otros. 

Con respecto al diseño, si es para publicar en redes sociales, lo recomendable es organizar la información personal y profesional en formato infografía. En caso de que quieras enviar tu hoja de vida por correo electrónico, el Ministerio del Trabajo de Colombia cuenta con un formato en el que organiza la información de la siguiente manera: experiencia, academia y últimos cursos. 

Otra tendencia que se evidencia es incluir dentro de tu currículum aspectos diferenciadores. Por ejemplo, dar a conocer que hiciste un voluntariado. Para las multinacionales un perfil profesional orientado a la responsabilidad social es un valor agregado que impacta positivamente al interior de la organización.

 Los 8 errores más comunes cuando actualizas tu hoja de vida

Para los especialistas en empleabilidad es común encontrar múltiples errores en las hojas de vida. Así que te vamos a enseñar los más frecuentes y las recomendaciones que te funcionarán. De esta manera, tu hoja de vida va a acaparar toda la atención del reclutador.

1. Redactar la información en primera persona, esto solo se hace en redes profesionales como LinkedIn.  Por eso, redáctalo en tercera persona.

2. Redactar un perfil profesional con mucha información. Lo recomendable es no superar los 4 renglones.

3. Agregar valores personales como responsabilidad, respeto, compromiso, puntualidad, entre otros. Es mejor resaltar las habilidades y los logros que has conseguido en tus anteriores trabajos.

4. Incluir información de antiguos empleos que ya superan los 7 u 8 años.  Así como los nombres de todos los cursos que has hecho. Agrega los más relevantes y que estén acordes con la vacante a la que te postulas. 

5. Utilizar una fuente de letra informal. Lo recomendable esté redactada en letra formal como Arial o tal como lo indican las normas APA.

6. Tener un correo electrónico con apodos. Esto no transmite una información confiable para el reclutador.

7. Anexar diplomas y certificados en tu currículum. Inclúyelos solo cuando la empresa los solicite.

8. Poner referencias personales y laborales. Actualmente este ítem ya no se utiliza por protección de datos. 

Ahora, te invitamos a ver el siguiente video con consejos de empleabilidad: