Si está a cargo de un grupo de trabajo, conozca algunas recomendaciones sobre qué tipo de actividades puede organizar para fomentar la integración en los colaboradores de su empresa.

Cuando se trazan objetivos en una organización, el trabajo en equipo es fundamental para alcanzarlos. Para hacer que esto suceda, se debe motivar al personal, con incentivos que van más allá del salario económico.

Tal y como asegura Daniela Matas, psicóloga en Generación de Talento, es necesario entender que al trabajador no solo le interesa el dinero, sino que se ve motivado con temas de salario emocional que van desde un ambiente agradable en la oficina, hasta sentirse parte de las actividades diarias y extracurriculares que se desarrollen dentro y fuera de la misma.

En el caso particular de querer promover un valor como la integración, existen actividades que puede llevar a cabo con todo su equipo. Según Matas, además, le pueden contribuir a la descarga de tensiones, mejora de la comunicación, adaptación conjunta a la cultura organizacional y por supuesto, a generar un buen clima.

Conozca algunas acciones que puede poner en marcha de inmediato o planificar en su próximo calendario de actividades.

● Actividades de fin de año / aniversario: son las que requieren una mayor planeación y generan mayor impacto. Durante una celebración de fin de año o aniversario de la empresa, se pueden realizar actividades en las que den paso a la integración y en las que se de un intercambio de conocimientos.

Es necesario establecer un presupuesto y hacer entender a los empleados que hacen parte de una misma organización y que no es una acción aislada.

● Día de la familia: una de las mayores motivaciones de un trabajador es su familia. Puede planear un paseo fuera de la ciudad para todos los trabajadores y sus familias, un taller para sus hijos o una cena para matrimonios, será un buen método de integración.

● Campañas de pausas activas: son una buena excusa para hacer un alto en las actividades diarias de la organización, sin que parezca muy forzado el proceso de integración. Elija un líder semanal que dirija los ejercicios de la pausa activa y haga que todos participen en la misma.

● Día de merienda / un momento de café: establezca un día a la semana para dar algún tipo de merienda o un café que le permita a la compañía integrarse por breves minutos.

 Celebración de cumpleaños: esta es una de las tácticas más comunes en las organizaciones y de las que hace sentir más importante a los empleados. Si cree que ya es momento de renovarla, en vez de solo decorar el puesto del cumpleañero, puede hacer una actividad cada mes para celebrar todos los cumpleaños en un mismo día, lo cual fomentará la integración interna.

Todas las actividades deben tener un objetivo claro, que obedezca a una necesidad puntual de sus colaboradores. De acuerdo con María Paula Ospina Perdomo, directora de Consultoría de Human Capital: “si una organización busca transformarse y definir una nueva forma de hacer las cosas, debe partir por su gente, definir un norte claro y entender qué los motiva”.

Para hacer una identificación acertada de lo que los incentiva, es recomendable hacer un diagnóstico, en el que a través de encuestas, entrevistas y demás, sean los propios colaboradores los que comuniquen los ítems que deben cambiar. También, debe saber que la retroalimentación posterior a cada una de las actividades es la garantía del éxito de su realización.