Aunque para ser exactos, el 2020 no marca precisamente el inicio de una nueva década, sino por el contrario, el final de la presente siempre será muy útil mirar en retrospectiva para hacer un balance y, luego, fijarse nuevos propósitos. Y es que, en definitiva, 10 años, son un cúmulo de tiempo valioso, suficiente para cumplir con importantes objetivos. Solo en el ámbito personal un cambio de década viene normalmente acompañado de transformaciones físicas, emocionales y muchas experiencias. Pero ¿qué decir de las empresas? ¿cómo son marcadas estas por el paso de los años? o mejor, ¿cómo pueden ellas marcar o impactar en el desarrollo de una sociedad con el paso del tiempo?

Esta es justamente la pregunta que muchas organizaciones se formulan año a año al cuestionarse sobre la función social que están llamadas a cumplir, porque ya no es suficiente estar al día con las obligaciones tributarias y generar empleo, sino que el principal desafío de estos tiempos es la corresponsabilidad de la empresa con su entorno.

En este sentido, la Caja de Compensación Familiar Compensar ha trabajado por más de 41 años buscando que esa premisa de transformación social se vea reflejada en cada una de sus acciones, y hoy, se le mide al reto de sintetizar en las siguientes líneas los principales hitos de la década: 2011-2020.

En Caja, Compensar siguió consolidado alianzas para que cada vez más personas puedan disfrutar de sus servicios. Solo por mencionar algunas, en materia de turismo, el convenio Cajas Sin Fronteras y la alianza Hoteles Estelar son un claro ejemplo del trabajo en redes articuladas para beneficio de los afiliados. No obstante, la entidad gestionó otros convenios y sigue fortaleciendo su red de aliados.

Así mismo, la ampliación de su infraestructura y la remodelación de espacios como la Plaza del Jubileo muestran el interés constante de Compensar por el diseño de espacios innovadores que promueven el bienestar.

Por su parte, la apertura de sedes integrales como Suba, Autopista Sur y San Roque, dan cuenta del interés de la Caja por llevar calidad de vida a los diferentes puntos cardinales, no solo con sedes grandes, sino también a través de los Centros de Bienestar Integral, que son como un pequeño Compensar ubicado en cada barrio. De la misma forma esta entidad ha llegado con acciones sociales a territorios rurales, como Yacopí, Caparrapí y La Palma, históricamente afectados por el conflicto armado, demostrando así su compromiso con la paz.

Lo propio ocurre con la apertura de las sedes de la Agencia de Empleo y Emprendimiento que se consolidaron no solo en las principales localidades, sino también en poblaciones como Mosquera, Tenjo, Girardot, Cota y Cajicá. Así mismo, en vivienda, el fortalecimiento del programa Desarrollo Social Comunitario ha marcado la pauta de lo que significa trascender a la entrega de una casa, con un acompañamiento integral que promueve la convivencia en comunidad.

En Salud, el comienzo de la década vio los orígenes del modelo de redes integradas, gracias al que Compensar ofrece un servicio centrado en el paciente que le ha merecido importantes reconocimientos. De la misma forma, la apertura de más de 20 sedes, y la inauguración de Los Cobos Medical Center, institución de cuarto nivel de complejidad en alianza con la Universidad El Bosque, son el reflejo de su convicción por el bienestar que se vive dentro y fuera de la ciudad, y se consolida hoy en día con la presencia de Compensar en Tunja, Duitama, Sogamoso, Villavicencio y próximamente, Barranquilla.

De este modo, Compensar se esfuerza cada día por ir más allá, con la seguridad de que los retos del futuro implicarán siempre esfuerzos conjuntos y nuevas miradas, para dar respuesta a una sociedad que vive el bienestar en evolución.

Tags: