Niña estudiando y prestando atención a clase virtual

Si bien han regresado las clases presenciales, los colegios continúan en modelo de alternancia o varias familias han preferido que la educación siga siendo online, haciendo del aprendizaje en casa la “nueva normalidad” para las familias. Te invitamos  a conocer algunas estrategias para apoyar a tus hijos mientras estudian bajo este modelo.

El aprendizaje en casa tomó por sorpresa a muchos padres, los llevó a descubrir habilidades que desconocían de sus hijos y a identificar de primera mano sus dificultades; además, en el menor tiempo posible, quienes pudieron,  tuvieron que adecuar sus hogares como aulas de clase y adaptar sus horarios laborales para apoyar a sus pequeños. Se pasó de una cultura de no dejar a los menores tanto tiempo conectados a dispositivos a dejarlos todo el tiempo frente a una pantalla para que pudieran continuar con su proceso de escolarización.

Con el pasar de los meses de pandemia  y con la implementación de modelos de bioseguridad para instituciones educativas, el Gobierno Nacional aprobó la alternancia, modelo que busca combinar sesiones presenciales y educación en casa, un salvavidas para la educación en Colombia pues lastimosamente el repentino cierre de las instalaciones físicas de los colegios generó que en Colombia 102.000 niños y adolescentes de colegios y jardines infantiles abandonaran sus estudios.

De igual forma, y para las familias colombianas que han podido implementar la educación en casa, las clases online generan que los niños se les dificulte la atención, pues se encuentran en un espacio sobreestimulado: el perro ladra, los vecinos hacen ruido, los padres hablan mientras están  en una reunión en línea, entre otras distracciones que afectan su concentración.

Por eso, el modelo de alternacia permite que los niños y adolescentes puedan volver a estar en un entorno diseñado para fomentar el aprendizaje óptimo, como señala la psicóloga y especialista en educación Valeria Albornoz  (@valerialbornozb) “en el colegio se utilizan materiales para desarrollar motricidad fina, se realizan actividades al aire libre, la profesora puede evaluar el proceso de cada alumno y verificar que no existan procesos inconclusos. Desde luego esto se puede dar en la virtualidad, pero no es tan evidente como en la presencialidad”. 

Por eso anota que “entre más pequeños son los niños más necesitan la presencialidad, no solo para desarrollar y adquirir conocimientos sino para facilitar la interacción con sus pares y maestros, afianzando así habilidades sociales (comunicación, empatía, capacidad de negociación, entre otras).  Sin estas se les dificultará desenvolverse asertivamente en otros contextos”.

Estrategias para aplicar en casa y lograr un aprendizaje significativo y exitoso

Lo primero que aclara Albornoz es que los papás no son maestros por lo tanto deben trabajar en conjunto con los profesores del colegio pues ellos los ayudarán a seguir motivando a sus hijos. Sin embargo estos consejos serán de gran utilidad:

  1. Recuerda que tu hijo es un niño y debes enseñarle cómo estudiar en casa. A veces damos por sentado que ellos saben cómo organizarse, planificar, anticiparse y estar atentos, pero esto es un proceso que se aprende. De hecho el lóbulo prefrontal del cerebro, donde se alojan las funciones ejecutivas, termina de desarrollarse a los 25 años. Por esta razón, un niño no tiene aún esta parte del cerebro completamente desarrollada y son los padres quienes les deben enseñar estas funciones para apoyar el proceso de estudio.
  2. Facilítale por medio de imágenes cómo va a ser el horario del día. Un niño no sabe qué debe hacer durante el día, por eso puedes construir  junto a él su horario. Si todavía no sabe leer, muéstrale imágenes acompañadas de palabras para que se involucre y al terminar cada actividad pueda chulear que ya la finalizó porque así estará más tranquilo y se reducirá la ansiedad.
  3. Resalta en su horario cuáles son sus momentos de descanso. Para los niños es muy importante el juego, ellos se comunican a través de este. Por eso al propiciar este tipo de espacios lo motivarás y le ayudarás en su bienestar.
  4. Revisa con él las clases que tiene al día siguiente. De esta manera, le enseñas a anticiparse, una función ejecutiva que le permite al niño desarrollarse y prepararse mejor.
  5. Organiza un buen lugar de estudio. La atención nos permite retener información; sin embargo, si ubicamos al niño en un espacio donde hay muchos estímulos visuales, auditivos y olfativos tu hijo se verá afectado porque no se concentrará en una actividad.
  6. Cuando le expliques a tu hijo, recuerda la palabra hacer.  Los niños se distraen si no les pones a hacer algo específico con su cuerpo como hablar o moverse. Por eso, haz que ese tema tenga sentido para él, puedes motivarlo a expresarse para que no adopte un rol pasivo, en el cual solo recibe información. Busca cuentos, experimentos o juegos, con los que se pueda divertir y aprender.
  7. Conversa con él y pregúntale cómo crees que le quedó la actividad, qué fue lo que más le gustó, si mejoraría algo, también puedes decirle: muéstrame con una carita feliz o triste si todo quedó entendido. Con esto le enseñarás a ser más consciente de su desempeño.
  8. Sé creativo,utiliza imágenes, crea un juego, busca momentos para repasar, enséñale a través de series o documentales e incluso podcast. Hoy existen muchas alternativas lúdico pedagógicas para aprender.
  9. Deja que se interese por el aprendizaje. Los niños cuentan con una gran capacidad de asombro por lo que si algún objeto de la casa le llama la atención, deja que investigue sobre este, pregúntale por qué le interesa y qué haría diferente con ese objeto.
  10. Conéctalo con la naturaleza. Es importante que tu hijo tenga momentos de movimiento y esparcimiento, por eso, llévalo a un parque,  dedica unos momentos para que él se conecte con su respiración, un árbol o el cielo. Con esto también le enseñarás la importancia de desconectarse de las pantallas tecnológicas (televisor, tablet, computador, entre otras).

¡Aplica estos consejos! Seguro te serán de gran utilidad e impulsarás a tu hijo a  ser mejor en cualquier actividad que desempeñe. Recuerda que en  Tienda Compensar puedes inscribir a tus hijos en cursos de atención y concentración que le ayudarán a estimular, desarrollar y/o potenciar sus habilidades.