El uso de herramientas tecnológicas como metodología de aprendizaje aporta innovación e integración por parte de los estudiantes al mundo digital que los rodea, pero ¿debería complementarse este modelo con el método tradicional?

Durante años los métodos tradicionales han sido la base fundamental de la enseñanza y desarrollo escolar de los colombianos, pero con la llegada de las nuevas tecnologías se ha ido transformando la forma de enseñar y de crear nuevos conocimientos.

Anteriormente, herramientas tecnológicas como un computador o el acceso a internet se limitaba únicamente a las clases de informática, pero en vista de crear espacios pedagógicos innovadores las tecnologías han impulsado el mejoramiento de los aprendizajes.

De acuerdo al Ministerio de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), el uso de las tecnologías desde los colegios trae consigo varios beneficios, entre ellos se encuentran:

● La implementación de las nuevas tecnologías permite a los estudiantes el acceso a la información sin importar la clase social o nivel económico al que pertenezcan. Así mismo, la posibilidad de acceder a internet facilita la navegación por museos, bibliotecas y textos de gran valor.

● Las tecnologías como una nueva oportunidad de enseñanza para los docentes abren las puertas al uso de herramientas que ofrecen nuevos conocimientos con los estudiantes, nuevas formas de comunicación y de análisis de los resultados de las clases.

● Cada estudiante aprende de forma diferente y la interactividad que ofrecen las tecnologías por medio de imágenes, videos y juegos son una estrategia útil para reforzar las áreas de aprendizaje más débiles de los estudiantes.

● Si un estudiante tiene la oportunidad de interactuar con herramientas tecnológicas desde el ámbito académico podrá disminuir las brechas sociales, económicas y laborales a las que se podría enfrentar en su adultez.

El valor de complementar el método tradicional con las nuevas tecnologías

Ana Beatriz Cárdenas, coordinadora de desempeño escolar de Compensar, explica que en el ámbito educativo, el uso de las tecnologías facilita el acceso a la información, a plataformas, programas interactivos que se ajustan a las áreas y cursos de los jóvenes.

Para los maestros, la tarea de implementar nuevas herramientas tecnológicas también implica un reto, especialmente porque modifica los procesos de enseñanza, donde leer libros, tomar apuntes y el juego como método de aprendizaje debe complementarse con herramientas como videos interactivos, aplicaciones e imágenes.

Por otro lado, así como las tecnologías aportan grandes beneficios para el desarrollo y transmisión de conocimientos existen riegos como la pérdida de contacto con el otro, dificultad para generar debates en el aula, pérdida de las actividades lúdicas, falta de interés por visitar espacios académicos como museos y dependencia a las herramientas tecnológicas.

Así mismo, uno de los grandes temores a la hora de implementar las tecnologías como herramientas para educar es que pueden retrasar los procesos de aprendizaje, sin embargo, Cárdenas resalta que estas herramientas potencializan los aprendizajes siempre y cuando haya una buena planificación.

Los métodos tradicionales y las plataformas digitales son grandes modelos que las instituciones educativas deben usar para fortalecer el pensamiento crítico, así que aprovéchelas al máximo.