¿Cómo diferenciarse de su competencia? Siga estas claves para generar una propuesta de valor clara y contundente.

Existen muchas empresas que comparten su misma idea de negocio. Sin embargo, en el mercado triunfan aquellas que brindan un valor agregado, como afirma, Alejandro Arias, creador de Expertos en Marca y del libro Neomarketing, “nos encontramos un mercado hipersaturado con múltiples ofertas donde la gran mayoría de empresas venden muy poco y aquellas que tienen una clara diferenciación y atención al usuario son las que se quedan con las ventas”.

¿Cómo estructurar su propuesta de valor?

Para María Paula Vela, especialista de emprendimiento en la Agencia de Empleo y Emprendimiento de Compensar, lo primero que hay que tener claro es que, “el valor diferencial no es ni la atención o calidad del producto puesto que, esto  lo deben ofrecer todas las compañías”.

Por esta razón, los dos expertos coinciden que, al crear su propuesta de valor debe  analizar y conocer a quien esta dirigiendo su producto. El ideal es que los clientes lo reconozcan por la confianza o credibilidad que genera su marca o por esos servicios que no ofrecen los demás. “Por ejemplo, Tostao es una empresa que creó el concepto de panadería gourmet. Su público esta enfocado en estratos 1,2 y 3. Esto lo hizo diferenciarse de las panaderías de barrio comunes”, señala María Paula Vela.

¿Cómo conocer a su público objetivo?

Según el libro: Diseñando la propuesta de valor, escrito por Alexander Osterwalder, Yves Pigneur, Gregory Bernanda y Alan Smith, para crear productos y servicios que sus clientes esta esperando hay que generar un perfil del cliente.

Esto se realiza conociendo sus alegrías, frustraciones y trabajos de cliente.

  • Alegrías: se trata de identificar las alegrías necesarias (un celular sirve para llamar), esperadas (un teléfono que cuenta con un buen diseño), deseadas  e inesperadas (un producto que no esta en el mercado).
  • Frustraciones:  es lo que les cuesta  a sus clientes antes, durante y después de intentar resolver un trabajo.
  • Trabajos del cliente: las actividades laborales que intentan hacer sus clientes en su vida personal o profesional.

Después, se desarrolla el mapa de valor:

  1. Cree una lista de servicios y productos de su propuesta de valor.
  2. Resuma cómo sus servicios y productos alivian las frustraciones de su cliente.
  3. Resuma cómo  sus servicios y productos son creadores de alegría para sus clientes.
  4. Clasifique por orden de importancia los productos y servicios que son esenciales para sus clientes.

¡Listo! Conociendo a su cliente y haciendo un mapa de valor, ya puede diseñar la propuesta de valor que involucra los trabajos, alegrías y frustraciones que le importan a su cliente. Si cree que además de esta información necesita un acompañamiento adicional no dude en asistir a las charlas de emprendimiento de la Agencia de Empleo y Emprendimiento.  

Recuerde que, como señala Alejandro Arias, creador de Expertos en Marca y del libro Neomarketing, “antes, los mercados eran cerrados y no había globalización. Ahora hay 30 marcas de arroz compitiendo y si uno no tiene una propuesta valor clara no va a triunfar”.

Por eso, si quiere tener éxito en este mercado hipersaturado de marcas estructure bien su propuesta de valor.