Te traemos 5 cuentos cortos y 5 libros ilustrados que debes leer antes alguna vez en tu vida.

Los resultados de la reciente Encuesta Nacional de Lectura demuestran que los índices de lectura han aumentado en Colombia; , en promedio un colombiano lee cinco libros al año. Sin embargo, si se compara esta cifra con la de países como Canadá, donde las personas leen 20 libros anualmente, se evidencia que todavía falta un largo camino por recorrer para aumentar el gusto por la lectura.

Por eso, los cuentos se convierten en una buena opción para comenzar a adquirir el hábito de la lectura.

Cuentos cortos recomendados por Biblioteca Compensar

  • El aleph
    Buenos Aires, 1996
    Borges, Jorge Luis
    Público: adultos

Es un cuento que no pierde vigencia pese a que fue publicado por primera vez en 1949 y que, además, en la edición con la que cuenta la Biblioteca Compensar, viene acompañado de otros diecisiete relatos igual de retadores, entre ellos, El zahir, otra gran historia contada en pocas palabras.

El último refugio México, Fondo de Cultura Económica, 2003 Innocenti, Roberto

  • El último refugio
    México, Fondo de Cultura Económica, 2003
    Innocenti, Roberto
    Público: jóvenes

Un libro en el que interactúan personajes literarios conocidos, en tanto descubrimos la vida de un artista que pierde la creatividad ¿cómo la recuperará? No hay que perder de vista las ilustraciones para descubrir la respuesta.

  • Historias increíbles 1
    Anholt, Laurence
    Bogotá, Alfaguara, 2005
    Público: niños entre 7 y 12 años

Por siglos, las historias han tenido múltiples versiones. En esta oportunidad, el autor e ilustrador inglés Laurence Anholt crea dos magníficas versiones de Cenicienta y de Caperucita Roja, en la que la historia de fondo prevalece, pero sus protagonistas viven los acontecimientos de otras maneras, más divertidas y dramáticas.

  • La calle mayor
    Barcelona, Corimbo, 2015
    Melvin, Alice
    Público: primera infancia

Una de las mejores formas de acercar a los niños a la lectura es a través de las rimas. Cada página ilustrada de este libro es una oportunidad de ejercitar la memoria de los más pequeños y de sorprenderlos con una narración en la que los elementos se acumulan y el recorrido teje el final. 

Libros ilustrados recomendados por Nicolás Parra, promotor de lectura de IDARTES. (Todo tipo de público)

  • Hay clases sociales
    Ilustraciones de Joan Negrescolor

‘Hay clases sociales’ es un libro ilustrado en el que sentirás que estás leyendo propaganda soviética de los 80s, lo atrayente de este texto informativo es que muestra cómo es la vida de diferentes clases sociales (baja, media y alta) generando que el lector reflexione sobre un futuro igualitario.

  • Cuando estamos juntas
    María Wernicke

Esta es una historia intensa y conmovedora puesto que una adolescente relata la vida de su mamá, una señora que trabaja en una fábrica de textiles, donde tiene un jefe tirano quien la obliga a trabajar más horas de las establecidas. Por eso, decide protestar sobre los derechos laborales.

  • La calle es libre
    Kurusa

La historia se ambienta en un barrio de invasión, donde los niños no tienen lugares para jugar. No obstante, al frente de su casa están construyendo lindos edificios con parques. Por eso, deciden tomarse la calle y jugar en ella. Sin embargo, aparece un personaje tirano que busca interrumpirles su diversión.

  • Un montón de unicornios
    Ana María Machado

El administrador de un edificio prohíbe que sus residentes tengan mascotas, hecho que causa desolación en los niños que viven allí. Por esta razón, comienzan a crear un mundo imaginario en el que extraordinariamente aparecen unicornios.

  • ¿Y yo qué puedo hacer?
    José Campanario

Este libro relata la historia de un señor Equis que vive una vida rutinaria. Un día, cuando lee el periódico comienza a tener muchas preocupaciones porque a pesar de que vive cómodamente siente que otras personas no cuentan con sus mismas oportunidades. Por lo tanto, invita al lector a ayudar a otros.

Los beneficios de leer son muchos, no solo aumentas tu vocabulario, sino que puedes reducir los niveles de estrés y fortalecer tu desarrollo social y emocional. Por eso, no dudes en afiliarte a la biblioteca de Compensar (Calle 94- Avenida 68) y comenzar a cultivar el amor por la lectura.