La palabra comunicación proviene del latín communicare que significa compartir algo, poner en común.  Como emprendedores el poder transmitir nuestras ideas es un proceso sumamente importante, dejar claro qué realizo, para quien lo hago y el por qué lo hago, es fundamental en el emprendimiento.

Por esta razón, hoy compartimos con ustedes algunas habilidades y herramientas de comunicación que pueden implementar y utilizar a la hora de comunicar su idea de negocio. Es importante saber que nuestra comunicación y las estrategias que implementemos dependerán del público al que nos vayamos a dirigir, esto va a determinar el lenguaje, los canales y la manera en la que debemos hacerlo.

Para empezar un emprendedor debe contar con ciertas habilidades de comunicación las cuales podemos desarrollar y mejorar constantemente, para poder llevar su idea de negocio a un mercado, una de las más importantes es escuchar. La habilidad de escuchar va a hacer que podamos entender lo que las personas necesitan y quieren como solución para sus necesidades y nos permite desarrollar soluciones a la medida de nuestros usuarios o clientes y no hacia lo que yo considero que es importante para mí, me permite desarrollar empatía.

Otra habilidad de comunicación importante para los emprendedores es relacionarse con los demás, estar en la capacidad de interactuar con otras personas y recibir opiniones que enriquezcan el proceso de emprendimiento. Ser capaz de entablar relaciones con diferentes públicos para así entender el contexto y brindar mejores soluciones. Saber cuándo y dónde hablar y demostrar confianza a la persona a la que se dirige, hará que su comunicación sea asertiva y le abrirá nuevas oportunidades de mercado.

Es importante también reconocer la comunicación no verbal, lo gestos, posturas, la manera en que se desenvuelve la otra persona ayudará a que como emprendedores adaptemos mejor el mensaje para que coincida con la actitud de la audiencia y esta se sienta identificada con lo que estamos realizando además de entenderla de una mejor manera.

Aplicar estas habilidades a estrategias de comunicación va a impulsar nuestras ideas de negocio en el mercado. Hay que tener claro que estrategias quiero implementar y cuál es el impacto que espero generar con esto además del momento en el que se encuentre nuestro emprendimiento.

Algunas herramientas de comunicación online y offline que como emprendedores podemos implementar para impulsar nuestra idea de negocio son:

Recomendaciones directas:  una de las principales fuerzas de venta en las redes sociales y en el internet se da por las recomendaciones que hacen unos usuarios a otros. Generar contenido dirigido y especializado para nuestros seguidores, con material interesante para ese público objetivo hará que se vean motivados a compartir la información y de esta manera dar a conocer nuestros productos o servicios a más personas.

  • Contenidos de acuerdo a cada red: se debe procurar que los contenidos que compartimos en cada red sean diferentes, ya que el público que interactúa en las redes sociales cambia y su comportamiento también. Cada red social tiene un fin de comunicación distinto y por lo tanto nuestras estrategias de comunicación deben cambiar.
  • Multiplicador de mensajes: son herramientas que te ayudan a analizar la información de internet y enviar recomendaciones o contenido acerca de los gustos específicos de los usuarios. Se analiza que compran, buscan en línea, les gusta para que de esta manera s les pueda enviar sugerencias de productos o servicios. No olvides que tus estrategias de comunicación tanto en línea como por fuera de esta, en tienda física, debe estar totalmente alineadas para no generar confusiones ni una mala comunicación con tus clientes. También puedes implementar estrategias de ofertas especializadas a públicos específicos, incentivos por referidos a tus clientes, promociones por difusión de información.  Sin olvidar que las estrategias y herramientas de comunicación cambian y dependen de su implementación de acuerdo a las personas a las que quiero impactar y el entorno en el que me encuentre.