Conoce un poco de la vida y obra de un bogotano que al nacer fue el primer bebé canguro en el país y que posteriormente logró hacer del arte su sustento y estilo
de vida.

Esteban Peña Parga es un artista colombiano nacido en 1979 con tan solo 7 meses de gestación. Su pequeño y frágil ser tenía pocas esperanzas de vida, por lo que fue parte de un experimento que con los años probó funcionar: Papá canguro.

Durante sus primeros meses de vida permaneció entre el pecho y la pijama de su padre, alternando cada hora con su madre para amamantarlo. Sin saberlo, Esteban pasó horas interminables ante un rombo, pues es esta la figura que forman los vellos del torso de su padre, y que posteriormente sería su fuente de inspiración para su primera gran obra: ‘Papá Canguro’ , el primer gran proyecto de su carrera como artista plástico de la Universidad de los Andes.

 

Durante sus 14 años de recorrido por las artes, Peña se ha movido en un amplio espectro de proyectos y técnicas. Aunque no considera que haya un hilo conductor claro entre todas sus obras, sí busca hacer reflexiones sobre la cotidianidad del ser humano, sus hábitos, su cultura, sus figuras políticas y su temporalidad.

Para él, lo más importante de la creación artística son las ideas, pues una buena idea determina como resolverse o materializarse, bien sea a través del video, la pintura, el dibujo o incluso, a propósito de su más reciente obra, una sencilla pero significativa proyección de luz.

Aunque ha tenido diferentes facetas, en su trayectoria hay una fuerte inclinación hacia la reproducción de imágenes capaces de crear una dimensión representativa de la realidad y cuyo significado comunique una idea o un concepto más allá del objeto referenciado.

Esta característica se refleja con especial contundencia en su obra ‘1000 dibujos’, en donde elaboró una serie de obras con base en imágenes importantes de la historia del arte y su forma tradicional de difusión: la fotocopia.

 

Asimismo, su obra ‘Personajes’ del año 2006, en donde elaboró retratos de personajes famosos a partir de gotas de pintura, es también un reflejo de lo que él denomina, su constante “obsesión por el color”

 

Aunque luego de terminar su Maestría de Bellas Artes (en el Central Saint Martins College en Londres) decidió retomar la docencia, tiene el gusto de afirmar que ‘en Colombia sí se puede vivir del arte’.

Todo arte tiene la capacidad de ser comerciable. –Esteban Peña Parga

Del año 2007 al 2011 logró vivir de la venta de sus obras por medio de dealers especializados y galerías de arte como Nueveochenta, con quien todavía trabaja e impulsa su desarrollo creativo y profesional.

Para los artistas emergentes o experimentados que deseen hacer de su producción artística su principal medio de sustento, Esteban tiene las siguientes recomendaciones:

Sí se puede vivir del arte

Recomendaciones:

1. Hay que tomárselo en serio, no es un pasatiempo.

2. Ser disciplinado: establecer horarios de trabajo y descanso, y cumplirlos.

3. Diseñar estrategias para saber cómo cobrar por el trabajo.

4. Ser juicioso en las cuentas y presupuestos.

Finalmente, Esteban hace una invitación a la ciudadanía en general a que no le tengan miedo al arte. Aunque la escena pueda parecer esnobista y excluyente, si recorren los diferentes círculos artísticos de la ciudad descubrirán que están abiertos y que, inclusive, la gran mayoría de galerías y museos son gratis y están prestos a la enseñanza y a involucrar nuevos talentos.

Tags: ,