Aunque sea desalentador pensar que ya todo está inventado, el verdadero proceso de innovación ocurre cuando aprendemos a otorgarle un nuevo beneficio o valor agregado a las cosas. Conoce la opinión de algunos expertos y aprende a identificar oportunidades.

Una de las principales ideas que se asocia a la innovación es que ésta se trata de un proceso que no está hecho para todo el mundo o que es un concepto sobrevalorado. Sin embargo, Mauricio Toro, gerente general de Innpulsa Colombia, lo desmitifica y asegura que se trata de un concepto sencillo, pero muy importante, que se enfoca en encontrar nuevas formas de hacer las cosas, entregándole valor a la gente.

Esto quiere decir que la innovación no se trata solamente de crear cosas nuevas sino de encontrar soluciones que le hagan la vida más sencilla a las personas o a las compañías. Toro afirma, además, que cuando se tiene la capacidad de observar las necesidades que tiene un consumidor y se propone una solución, allí se origina un proceso de innovación.

Por otra parte, asegura que la sensación de que ya todo está inventando lo ha venido reforzando la tecnología y la misma innovación con diferentes productos y servicios. El problema es que se suele ignorar el hecho de que el mundo evoluciona a una velocidad acelerada, en respuesta de que surgen cada vez más necesidades dando paso a nuevas oportunidades de innovación.

Cuando se entienden los nuevos comportamientos de las personas y se tienen ideas creativas sobre el aspecto u objeto en el que se esperas innovar, el paso a seguir es empezar a aplicar metodologías de innovación, porque esas buenas ideas también requieren de un proceso que permita construir esa solución.

En cuanto a los principales obstáculos para la innovación, Toro menciona lo dos principales:

1. La mentalidad y la cultura: cuando se trata de innovación, las personas se ponen barreras como la falta de estudios específicos sobre un tema, que no han recibido formación para hacerlo, el tipo de trabajo u ocupación que desempeña, entre otros.

Es en este punto en el que se debe tener en cuenta que la innovación parte de encontrar soluciones sencillas a problemáticas, que le pueden ocurrir a cualquier persona, sin importar su edad, ocupación, género o experiencia.

2. Otro de los obstáculos es creer que la innovación se trata solo de tecnología y no es así. Estamos en un mundo de globalización en el que la tecnología empieza a presentar soluciones para muchos problemas, pero no existen necesidades solo en ese ámbito. De hecho, muchas de las innovaciones son productos, objetos o servicios.

El especialista en la aplicación de las herramientas y los conceptos de la estrategia del Océano Azul, Gavin Fraser, explica que la innovación surge cuando se abren nuevos mercados a partir de ideas diferentes y novedosas, que brindan soluciones prontas a las necesidades de un público.

Según la teoría de los Océanos Azules, los pasos para crear oportunidades de innovación son:

Recuerda que no todo está inventado, aún hay mercados y necesidades por cubrir. Usa tu creatividad para ser parte de los Océanos Azules. Afuera hay un mundo en busca de soluciones y tú puedes ser esa solución.

 

 

Tags: