Desde el 31 de marzo las Cajas de Compensación Familiar pusieron en marcha su propuesta del beneficio económico de emergencia para la población cesante más vulnerable del país, con salarios inferiores a tres millones quinientos mil pesos, con el fin de proteger a los trabajadores que hayan perdido su empleo recientemente o como consecuencia de la crisis económica originada por el COVID-19.

La medida, que se materializó con el Decreto 488 del 27 de marzo del 2020, contempla un auxilio monetario de 2 salarios mínimos ($1.755.606), los cuales serán desembolsados a quienes se postulen y cumplan con los requisitos establecidos, en 3 cuotas iguales por tres meses, cada una de $585.202. Simultáneamente también recibirán por 6 meses, el pago de seguridad social (salud y pensión), y en algunos casos, dada la concurrencia del beneficio con la Ley 1636, la cuota monetaria para los afiliados que tuvieran vinculados sus beneficiarios al momento del contrato laboral.

Al 17 de abril, el balance de la ejecución de esta iniciativa, financiada con recursos del Fondo de Solidaridad de Fomento al Empleo y Protección al Cesante, son 394.000 solicitudes recibidas a nivel nacional, de las cuales 126.200 corresponden a postulaciones válidas, y han sido desembolsados alrededor de 100 mil millones de pesos para beneficiar a cerca de 36 mil personas, asimismo, en el transcurso de las siguientes semanas se espera atender en total 110 mil postulados.

Particularmente, la Caja de Compensación Familiar Compensar, recibió en los primeros 10 días hábiles de haber habilitado su plataforma, cerca de 50.000 solicitudes, las cuales son sometidas a un riguroso proceso de validación de requisitos, que en menos del plazo de 13 días hábiles establecido por la normatividad correspondiente, ha permitido beneficiar hasta el momento a 8.085 personas con cerca de $27.500 millones de pesos. De otro lado, los beneficios del Subsidio de Emergencia se complementan con la posibilidad de acceder a capacitación gratuita y acompañamiento para ubicarse laboralmente con el apoyo de su Agencia de Empleo y Emprendimiento.

A los resultados de la puesta en marcha de esta propuesta, que da cuenta de la filosofía redistributiva de los aportes que los empleadores colombianos realizan a través de la prestación social y su importante impacto, sobre todo en estos momentos de crisis, se suman las diferentes acciones que las 43 Cajas de Compensación Familiar del país han venido desarrollando para contribuir a superar la emergencia sanitaria y económica, reafirmando así la filosofía de bienestar y transformación social que hace más de 60 años dio origen al Sistema de Compensación Familiar.



Más información en www.compensar.com/agenciadeempleo