La prevalencia de la Artritis Reumatoide (AR) en el mundo es de 0.8% para mujeres y 0.2% en los hombres. Sin embargo, si es tratada a tiempo, es posible controlar su evolución. Conoce los síntomas y tratamiento de esta enfermedad.

Edwin Antonio Jáuregui Cuartas, médico reumatólogo de Cayre, explica que la AR es una enfermedad crónica, inflamatoria, autoinmune, sistémica, que compromete predominantemente las articulaciones. Está altamente asociada con el factor reumatoide y puede comprometer órganos como los ojos, los pulmones y el corazón.

Alrededor de la AR se han producido una serie de mitos que, de la mano del especialista Jáuregui, te ayudaremos a aclarar.

La AR y la artrosis son lo mismo

Mito. La artritis reumatoide es la principal enfermedad inflamatoria que se manifiesta principalmente en las articulaciones comprometiendo la membrana sinovial, mientras que la artrosis es un proceso de desgaste del cartílago hialino

El proceso patológico de la osteoartrosis ocurre en el cartílago hialino de las articulaciones y lo que se presenta es un desgaste. En la sexta etapa de la vida (adultez) se manifiesta mas frecuentemente esta enfermedad, que puede afectar¡ cualquier segmento articular como la columna, las rodillas, las caderas, los hombros y las manos.

La AR puede ser curada

Mito. En la primera etapa de la AR (primer año) se puede presentar autoresolución solo en un 10% de los pacientes por historia natural de la enfermedad. Cuando los pacientes no tienen acceso a la información o no saben que padecen de esta enfermedad, las posibilidades de controlarse son mínimas, por lo tanto los medicamentos prescritos de manera oportuna, regular y continua, pueden retrasar el avance de la artritis reumatoide.

La AR solo afecta a las mujeres y a personas de la tercera edad

Mito. Por cada cuatro mujeres hay un hombre que padece de AR. Esta enfermedad se empieza a desarrollar entre la tercera (30) y cuarta década de la vida (40 años).

La AR es genética

Mito. Hay una parte de susceptibilidad genética, cuando el sistema inmunológico se ve alterado se puede manifestar la enfermedad. Hay anticuerpos (Anticitrulinas) que se pueden identificar en la enfermedad incluso hasta 15 años antes de que se empiece a manifestar.

El consumo de carnes rojas provoca el desarrollo de la AR

Mito. Ningún alimento genera el desarrollo de la AR por lo que es recomendable llevar una alimentación balanceada y saludable.

Se debe evitar la práctica de ejercicio físico

Mito. Es recomendable hacer ejercicio cuando la enfermedad está controlada. Lo que suele ocurrir en la artritis es que cuando un paciente permanece gran parte de su tiempo en estado de reposo hay mayor dolor de las articulaciones, pero si está en constante movimiento, mejora el dolor articular y su movilidad.

El calentamiento, estiramiento y fortalecimiento de todos los músculos del cuerpo ayudará a que las articulaciones se encuentren en buen estado. Entre otros ejercicios se pueden practicar el pilates, yoga o natación, los cuales ayudarán a que el cuerpo esté constantemente activo y con mejoría de los síntomas de la enfermedad.

Síntomas

El principal síntoma que lleva al diagnóstico de esta enfermedad empieza por el dolor e inflamación de las articulaciones de manera simétrica generalmente, rigidez en las extremidades, y según la Asociación Colombiana de Reumatología, produce impotencia funcional, la pueden acompañar síntomas sistémicos como fiebre, anorexia y debilidad.

Otro órgano que se puede afectar es el ojo, provocando una sensación de ojo seco. A nivel pulmonar se pueden presentar varias manifestaciones como nódulos reumatoides en el pulmón, derrame pleural, fibrosis intersticial, y también puede comprometer las válvulas cardiacas, y hasta producirse un derrame  pericárdico.

Los pacientes con AR tienen mayor riesgo cardiovascular que una persona sin esta patología, por lo que deben tener un control y tratamiento médico oportuno.

¿Cómo tratar la Artritis Reumatoide?

La AR se da en una edad productiva, más frecuentemente en mujeres que hombres, por lo que el tratamiento no farmacológico, debe estar fundamentado en la atención oportuna de un psicológico, un terapeuta físico y/o ocupacional y la orientación en los ejercicios regulares. Dentro de los medicamentos farmacológicos se encuentran los antiinflamatorios tanto esteroides como no esteroides, los modificadores de la enfermedad (DMARDs) y biotecnológicos.

El especialista Jáuregui, explica que los pacientes con esta enfermedad deben educarse muy bien sobre el tratamiento de la AR para saber cómo sobrellevarla a lo largo de la vida y mejorar la adherencia a la terapia que en último conlleva a mejorar los desenlaces clínicos.

Es importante abandonar el hábito de fumar lo cual se considera un factor de riesgo para desarrollar la enfermedad. Si presentas algunos de los síntomas consulta a tu médico. Es posible llevar una vida activa y saludable si tomas los tratamientos oportunos y pertinentes para esta enfermedad.