¿Estás pensando en tener tu propio negocio, pero no tienes muy claro si debes crear un negocio o una empresa? Aquí te aclaramos sus diferencias y te contamos las ventajas que tiene cada uno.

En los últimos años se ha venido presentado un gran auge en la creación de empresas. De hecho, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Bogotá, entre enero y noviembre de 2019, se crearon 144.550 empresas y establecimientos de comercio. Lo que convierte este fenómeno en toda una tendencia entre los colombianos, y especialmente entre los bogotanos.

De igual forma, el portal Entrepeneur ha catalogado a Bogotá como la nueva capital del emprendimiento latinoamericano. Sin embargo, a la hora de emprender la mayoría de los colombianos no tienen muy claro la diferencia entre una empresa y un negocio.

Según Camilo Andrés Santana Trujillo, coordinador de la Unidad de Emprendimiento e Innovación de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá) explica que, “un negocio se da cuando surge una oportunidad para hacer una transacción comercial, es un ingreso a corto plazo y una actividad dinámica regular en donde existe un intercambio. Por su parte, una empresa es una organización que tiene una estructura, y un plan de desarrollo con objetivos a largo plazo. Asimismo, dependiendo del contexto esta puede variar su objetivo de negocio”.

Esto quiere decir que un negocio se crea con el fin de cubrir necesidades a través de un ingreso inmediato, “es algo mucho más informal. En cambio, la empresa necesita una estructura para evolucionar con el tiempo”, señala Sandra Montes, coordinadora de emprendimiento de la Agencia de Emprendimiento de Compensar.

Por ejemplo, la mayoría de las personas conocimos a Nokia por la fabricación de teléfonos móvil, pero también es una compañía que dentro de su portafolio tiene diferentes productos. De hecho, cuenta con diferentes negocios. El primero está orientado a los consumidores (teléfonos, Nokia WiFi, Smart TV), y el otro a las empresas (redes, soluciones para el sector público e industrial, teléfonos para empresa, tecnología de los medios, automatización digital, entre otros)”.

Dato curioso: si recordamos la historia de Nokia, esta compañía se creó en 1865 y era conocida como una fábrica de producción de papel. ¿Sorprendente, no? “Este ejemplo evidencia que una empresa tiene la capacidad de variar de negocios dependiendo del contexto en el que se encuentra. Por eso, hoy Nokia es reconocida como una empresa multinacional de comunicaciones y tecnología”, señala Camilo Santana.

¿Un negocio puede llegar a ser una empresa?

Sí. De acuerdo con Sandra Montes “esto depende más de la visión del emprendedor, es contar con la capacidad de asumir riesgos y tener claro el concepto de tu negocio, así como al público al que quieres llegar. Teniendo este direccionamiento definido podrás lograr convertir ese negocio en una empresa”.

De hecho, una compañía necesita del negocio para poder ser creada. “Ese es el caso de General Electric, una corporación que tienevarias estrategias de negocio, (producción de artículos para el hogar, la producción de elementos industriales para transmisión de electricidad, entre otros)”, de esta manera, cada una de estas líneas aportan a su desarrollo empresarial.

¿Un negocio tiene mayores probabilidades de quebrarse?

Si bien un negocio es más propenso a desaparecer, “esto realmente depende de la persona que esté a cargo de él. En Bogotá, existen negocios como La Puerta Falsa o  Pastelería Florida, los cuales han sobrevivido a las grandes eventos críticos por los que ha atravesado el  país,  como el Bogotazo”, concluye Santana. Por ello, si una compañía fracasa depende más del manejo que se le dé.

Lo que está claro es que ambas opciones son viables y beneficiosas; solo depende del objetivo que tengas como emprendedor. ¿Quieres que te ayuden a definirlo? Ingresa a la ruta de emprendimiento de Compensar y haz tu sueño realidad.