Mujer pensando cómo cobrar a un cliente que no quiere pagar

Uno de los problemas más comunes que deben enfrentar las empresas o los freelancers es ¿cómo cobrar a un cliente que no quiere pagar? El abogado Juan Carlos Muñoz nos explica cómo actuar ante estos casos.

Cuando un cliente no paga existen diferentes opciones para proceder a realizar el respectivo cobro, pero como señala el abogado Juan Carlos Muñoz, “este tipo de gestiones deben realizarse con respeto porque no se puede tratar al deudor como un delincuente o en casos más extremos llegarlo a amenazar”.

Por esta razón, la gestión de cobranzas debe seguir un protocolo para no dañar el acercamiento con el cliente y llegar a un acuerdo de pago. “Lo recomendable es que se tomen acciones de cobro prejurídico para lograr un recaudo exitoso sin necesidad de una demanda ”, señala Muñoz.

Acciones prejurídicas para la gestión de cobranza

  1. Llama a tu cliente o envíale un correo electrónico recordando que se aproxima la fecha del pago. 
  2. Si ya se pasó la fecha límite de pago, averigua las razones que le han impedido pagar la deuda. Procura hacerlo siempre en un tono amable haciéndole saber que comprendes la situación por la que está pasando.
  3. Ofrece facilidades de pago.
  4. Si ya realizaste las acciones mencionadas y aun así no te han pagado, debes avisarle que la factura pasará a cobro jurídico, para que de esta manera puedas recuperar el dinero a través de comisiones de embargo.

¿Es válido que el cliente justifique no pagar porque no está satisfecho con el producto o servicio recibido?

De acuerdo con el abogado Muñoz “esto no es justificación para omitir el pago, puesto que el cliente a partir de la entrega del bien o celebración del contrato, en caso de prestación de servicios, tiene derecho de retracto cinco días hábiles. Esto significa que puede solicitar la devolución del producto o reclamar la garantía del mismo”.

También te puede interesar: La importancia de aprender a decirle “no” a un cliente

De igual forma, Muñoz señala que “es importante tomar medidas que aseguren la sostenibilidad del negocio, como consultar si el cliente tiene demandas ejecutivas o realizar un estudio de viabilidad que indique los datos crediticios del cliente”. También puedes optar por definir condiciones de pago como 50 % por adelantado y 50 % el día de la entrega. 

No obstante, aunque se realicen estas medidas, nadie está exento de que esto le suceda, por eso es importante saber qué hacer cuando un cliente no quiere pagar y cómo gestionar el cobro de la deuda. De esta manera se garantiza una cartera sana y la sostenibilidad financiera del negocio.