Mujer sonriente mientras se aplica una crema

En el cuidado de la piel hay muchos factores que son importantes para mantenerla sana. Por eso, sigue estos consejos para realizar una buena rutina facial y así prevenir el envejecimiento prematuro.

Sin darnos cuenta la mayoría del tiempo la piel está expuesta a contaminación ambiental, luz azul proveniente de las pantallas y radiación solar, factores que la afectan, sobre todo, al rostro. Por ello a continuación las dermatólogas Adriana Tellez y Nilsa Arias te dan algunas recomendaciones para tener una rutina de limpieza facial adecuada.

¿Cómo cuidar la piel?

De acuerdo con la dermatologa Nilsa Arias (@dra.nilsaariasdelgado), miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica “es importante el cuidado de la piel porque en el transcurso del día esta se llena de impurezas.

La rutina facial se debe iniciar a partir de la adolescencia. Desde los 12 años los niños deben lavar su cara después de sudar, antes de acostarse o cuando llegan de la calle y no van a salir más de la casa. Después de los 18 años, se establece una rutina de acuerdo con el tipo de piel”.

El cuidado facial depende de tu tipo de piel

Existen diferentes tipos de piel: normal, seca o grasa. Dependiendo de esto puedes implementar una rutina facial adecuada.

La médico especialista Adriana Tellez (@soyradiantecol) “con más de 18 años de experiencia y miembro de Asocolderma nos explica los productos que debes tener en cuenta para hacer una exitosa rutina facial.

Piel normal: esta es una piel que puede tener un poquito de grasa a nivel de la zona de la frente, nariz y mentón. No obstante presenta un equilibrio entre la humedad y la grasa. Por eso, se debe limpiar con productos libres de grasa, limpiadores suaves o con aguas micelares. Aplicar una humectante que no sea fluida y un protector solar en gel o  emulsión.

Piel seca: esta se caracteriza por verse tirante, apagada o sin brillo, por esta razón hay que procurar aplicar productos que no quiten la grasa. Utilizar productos que contengan factores hidratantes como aminoácidos, ácido láctico, ceramidas y ácidos grasos. En cuanto al protector solar este deber ser en emulsión para que no genere mayor sequedad.

Cuidado de la piel grasa: esta presenta una hiperproducción de sebo asociado a desequilibrios hormonales, algún tipo de medicamento, factores genéticos o productos cosméticos que pueden taponar la piel. Hay que utilizar productos seborreguladores para evitar la apertura de los poros y protectores solares de toque seco.

Recuerda que en la mañana debes lavar tu cara, aplicar la hidratante y luego el bloqueador solar, “en la noche debes retirar el maquillaje y lavar tu cara antes de acostarte o al llegar de realizar tus actividades”, explica Nilsa Arias.

También te puede interesar: ¿Quieres una piel radiante? Sigue esta rutina

Nunca olvides el protector solar

Adriana Tellez señala que la aplicación del protector solar “debe empezar a partir de los seis meses de edad, no importa si uno va a salir o se va a exponer al aire libre. Este es el único producto que previene la aparición de líneas de expresión, arrugas, pecas y a futuro el cáncer de piel. Todos deben usarlo independientemente de su actividad”.

Idealmente la aplicación del bloqueador solar se debe realizar tres veces al día, pero si pasas mucho tiempo al aire libre debes hacerlo cada tres horas. De igual manera, Nilsa Arias anota que “cuando los niños cumplen 12 años deben dejar de usar el protector solar para niños y adecuarlo a su tipo de piel porque como estos son espesos facilita la aparición de acné.”. 

Recuerda que de nada sirve utilizar crema de contorno de ojos, cremas para las ojeras o exfoliante facial si no conoces tu tipo de piel, por eso es tan importante consultar al dermatólogo, evitar las recomendaciones de influenciadores que no sean profesionales de la salud ni  automedicarse, utilizando productos que terminen afectando el cuidado de la piel.