Familia colombiana en las instalaciones de Compensar

Desde que nació el Sistema del Subsidio Familiar en el país, hace más de 65 años, las cajas de compensación familiar se convirtieron en el brazo social de los empresarios colombianos, resultado de su acuerdo voluntario para aportar al bienestar integral de la clase trabajadora y, con el paso del tiempo han alcanzado una participación cada vez más estratégica, desempeñando un rol determinante que se refleja en el mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores afiliados y sus familias, al poner a su alcance diversas alternativas en materia de salud, vivienda, deporte, educación, cultura, turismo, recreación, crédito, entre muchos otros, favoreciendo de esta manera la construcción de una sociedad más equitativa, incluyente, solidaria y con mayores oportunidades para todos.

Particularmente, la Caja de Compensación Familiar Compensar, que el pasado 15 de noviembre cumplió 42 años, está comprometida con este propósito desde su nacimiento en 1978, lo que la convierte en unas de las cajas más jóvenes del país, con una trayectoria que ha estado marcada por una constante evolución, dinamismo e innovación, suma de esfuerzos y actores, logros colectivos y grandes retos.

La protección a la familia, el acceso a igualdad de oportunidades y el bienestar integral, como motor de transformación social, continúan siendo el propósito que impulsa el quehacer de la entidad, que inició con 41 empresas inscritas, 1.728 trabajadores afiliados y 16 empleados, y que hoy, más de 4 décadas después, se encuentra a la cabeza del sector, con más 96.000 empleadores y alrededor de 2.800.000 afiliados a la caja, entre trabajadores y beneficiarios, además de 1.600.000 afiliados en salud y 12.000 colaboradores directos, con quienes trabaja de la mano para impactar a más de 4.500.000 personas cada año, entre afiliados y otras poblaciones priorizadas.

En los últimos años, la caja ha venido avanzando en el propósito de consolidarse como una plataforma de bienestar integral, sirviendo de vehículo para de acuerdo a la libertad de cada persona, sus propios intereses y formas de concebir la vida, aportar a crear o potencializar sus capacidades y mejorar cada vez más su calidad de vida, con la firme convicción de que el bienestar es un interés legítimo de todos, y que con el paso del tiempo su significado ha evolucionado tanto como las necesidades y las expectativas de la gente.

Sin duda, el 2020 ha significado tanto para la entidad, como para el país, un enorme desafío, al que, fiel a su filosofía de trabajo en redes y de permanente evolución, le ha hecho frente mediante la articulación de esfuerzos con diferentes actores y la puesta en marcha de acciones en respuesta a las nuevas realidades sociales y laborales, y una clara muestra de ello son las más de 36.5 millones de actividades que ha realizado a lo largo del año, entre caja y salud. “Este ha sido un año distinto, lleno de enormes retos que han puesto a prueba valores fundamentales como la solidaridad, la responsabilidad y la resiliencia.

Un año de grandes cambios, pero también de profundas reflexiones que confirman aspectos esenciales, entre ellos, que lo más valioso de las organizaciones somos las personas y la capacidad colectiva que tenemos para sobreponernos ante la adversidad saliendo fortalecidos, por eso en Compensar seguiremos trabajando incansablemente por el bienestar integral de los trabajadores y la comunidad en general”, afirmó Carlos Mauricio Vásquez, director general de Compensar.

Tags: