Comprar más de lo que necesitas, usar platos muy grandes o dejar dañar frutas o verduras son algunos de esos hábitos que incrementan el desperdicio de comida. A continuación, conoce algunas claves para no malgastar los alimentos y un test para que descubras si estás desperdiciando comida.

 Según datos del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Colombia produce 28,5 millones de toneladas de comida al año, de los cuales 9,69 millones de toneladas se van a la basura; las razones de este alto desperdicio se deben a los peligrosos hábitos de consumo y a la falta de conciencia de los consumidores.

 Entre otros hallazgos, el estudio del DNP (2016) señala que entre los alimentos que más se desperdician se encuentran las frutas, las verduras, las raíces, los tubérculos, los lácteos, el pescado y los granos.

¿Qué se puede hacer para disminuir el desperdicio de comida? Aquí algunas ideas:

        ● Dona la comida a un Banco de Alimentos

 Tal y como lo explica el padre Daniel Saldarriaga, Director Ejecutivo del Banco de Alimentos de Bogotá, “el Banco salva productos que se acercan a su fecha de vencimiento, que se afectan en presentación y que se detectan de baja rotación”. De esta forma, se le entregan a más de 1120 fundaciones alimentos frescos, nutritivos y en perfectas condiciones para el aprovechamiento del consumo humano.

En la actualidad, los principales donantes del Banco son “los comerciantes de la Corporación de Abastos de Bogotá (Corabastos), grandes industrias y almacenes de cadena”, señala Saldarriaga. No obstante, también pueden donar, por medio de su página oficial, personas naturales que quieran disminuir el desperdicio de comida en el país.

         ● No compres platos de gran tamaño

 Una de las medidas más eficaces para la disminución del desperdicio de alimentos es servir porciones más pequeñas. Por ello, si eres de los que intenta llenar el plato de comida, te recomendamos usar platos más pequeños que te aseguren consumir la cantidad de alimentos que tu cuerpo necesita.

          ● Compra solo lo que necesites

 ¡Haz compras inteligentes! Planea qué alimentos son indispensables para tu dieta y crea una lista con toda la comida que en realidad necesitas. No compres más de lo que puedes consumir. Recuerda que una buena planeación de las compras o comprar a granel es una excelente forma de evitar el desperdicio de comida.

          ● Evita dejar vencer los alimentos

 Tal y como lo indica la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), “Consumir antes de” indica una fecha en la que el alimento es seguro para ser consumido, mientras que “Consumir preferentemente antes de” significa que la calidad del alimento es mejor antes de esa fecha, pero sigue siendo seguro para el consumo después de esta.

Siguiendo estas instrucciones, y teniendo muy en cuenta las fechas de caducidad de los productos, evitarás botar alimentos que todavía están frescos o desechar comida que por falta de cuidado terminó por vencerse.

         ● Deja los prejuicios a un lado

 ¡No dejes que la primera impresión sea la que cuente! Evita botar a la basura frutas o verduras que tengan pequeñas irregularidades. Esos pequeños daños se pueden extraer de los alimentos para después consumirlos de la mejor manera.

 Un punto importante: cuando se desperdicia comida, también se desecha la mano de obra, el dinero y los valiosos recursos que se emplean en la producción de la comida.

Y si todavía no tienes claro si estás desperdiciando alimentos, te invitamos a realizar el siguiente test:

1. Cuando vas a hacer compras al supermercado:

2. Cuando compras frutas o verduras:

3. Cuando sobra comida en tu casa:

4. Cada cuánto revisas la fecha de caducidad de los alimentos que guardas en tu nevera:

5. Cuando cocinas:

De 1 a 10 puntos:

¡Estás desperdiciando comida! Muchas veces por falta de atención y tiempo no prestas atención al estado de los alimentos. Te recomendamos seguir las medidas antes mencionadas y tener más conciencia de lo que compras y no consumes.

 De 10 a 20 puntos:

¡Felicitaciones! ¡No estás desperdiciando comida! Tienes hábitos de consumo responsables, sabes reutilizar lo que no consumes y te preocupas por las poblaciones vulnerables.

¿Te gustó este tema?