Aprende a no abusar de los antibióticos

¿Alguna vez has usado antibióticos sobrantes o siguiendo las recomendaciones de un familiar y te has medicado? ¡Ten cuidado! Aprende a tomarlos y evita complicaciones.

 Los antibióticos son medicamentos utilizados para tratar infecciones bacterianas y no deben ser utilizados para combatir infecciones por virus como resfriados comunes, pues según Daniel Torres, director de Investigación Farmacoepidemiológica de Audifarma, “el objetivo es procurar la eliminación del agente infeccioso para favorecer la acción del sistema inmune del paciente afectado”.

Interrumpir antes de tiempo un tratamiento o no seguir las recomendaciones médicas son comportamientos usuales que están aumentando la resistencia a los antibióticos, causando que estos pierdan su eficacia, por ende, enfermedades como la tuberculosis, que antes eran más fáciles de tratar, se vuelvan más difíciles de curar, incrementando costos médicos y la mortalidad.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud publicó recientemente un informe que demuestra que los niveles de resistencia a algunas infecciones bacterianas graves son tan elevados en países desarrollados como en países en vía de desarrollo. Por ejemplo, “la resistencia a la penicilina, el fármaco utilizado durante décadas en todo el mundo para tratar la neumonía, osciló entre un 0% y un 51% en los países estudiados”.

Esto sucede porque el uso inadecuado de los medicamentos facilita la preservación de bacterias, como explica Daniel Torres, “ al usar un antibiótico por un tiempo inferior al señalado por el médico, con el argumento de sentirnos mejor, genera que la bacteria se las ingenie para contrarrestar esa sustancia nociva para ella”.

¿Cómo hacer un uso correcto de los antibióticos?

● No uses antibióticos que te hayan sobrado: no creas que tomar la misma medicina que usaste anteriormente te ayudará a sentirte mejor, al contrario, si un profesional no la prescribe, puede generar complicaciones de salud.

● No te mediques: siempre que te sientas mal acude a tu médico de cabecera, solo él podrá determinar si es necesario o no el uso de medicamentos

● No interrumpas el tratamiento antes de tiempo: sentirse mejor no significa que el antibiótico haya acabado con las bacterias, al contrario, si no se cumple con el tiempo establecido, la resistencia puede aumentar.

● Sigue las recomendaciones especificadas por el médico: toma los medicamentos en el horario y tiempo establecido, así aseguras la efectividad del tratamiento.

Recuerda tener tus vacunas y las de tu familia al día, lavarte muy bien las manos, taparte la boca y nariz cuando estornudas, así previenes enfermedades bacterianas y contribuyes a evitar la resistencia a los antibióticos.

¿Te gustó este tema?