Ser cuidador no es una tarea fácil, requiere de muchas habilidades para brindar apoyo emocional y atención física adecuada. Es una labor que muchas personas no están preparadas para enfrentar. A continuación, te presentamos las aptitudes y cualidades que debes tener para ser el mejor.

Es común que los cuidadores se llenen de cargas físicas y emocionales cuando tienen bajo su responsabilidad a un ser querido. Por eso, ellos también necesitan herramientas que los ayude a sentirse bien consigo mismos para poder cuidar a otra persona.

Los adultos mayores son la población de Colombia más propensa a sufrir enfermedades que exigen de un cuidador. Sin embargo, es habitual que ante la aparición de una patología, los familiares desconozcan cómo tratar a su ser querido.

Según Adriana Cortés, Administradora del Programa Persona Mayor de Compensar, esto sucede porque “los parientes o personas allegadas al paciente, que sufre de discapacidad cognitiva o enfermedad crónica, se estresan y no saben cómo cuidarlo. Por ello, es importante involucrarlos en un programa de formación para que aprendan a apoyarlos”.

De acuerdo con el estudio Repensar, la sociedad para los adultos mayores, realizado por la Universidad de La Sabana y la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría, se estima que para 2020 habrá dos adultos mayores por cada adolescente en el país, pero sus condiciones de vida serán preocupantes. Razón por la cual, es importante educar a los cuidadores.

¡Ponte a prueba en el siguiente test y descubre qué tipo de cuidador eres!

1. ¿Conoces cuál es la enfermedad que padece el ser querido que cuidas?

2. ¿Eres el único que cuida a tu ser querido?

3. ¿Cuentas con una lista de tareas relacionadas al cuidado de tu ser querido?

4. ¿Cuántas veces a la semana realizas actividad física?
5.  ¿Qué tan importante es para ti contar con un proyecto de vida?

8 a 10 puntos

Eres un cuidador consciente, dedicas tiempo a tu salud, realizas actividades de bienestar y sabes que debes estar bien física y emocionalmente para cuidar a otros. La responsabilidad no solo la recargas en ti, sino que entiendes que todo el grupo familiar te debe apoyar. Conoces bien la enfermedad que sufre tu ser querido, recurres a profesionales de la salud cuando tienes alguna duda y esto te ha ayudado a tener un plan definido y ser paciente.

5 a 7 puntos

Eres un cuidador en busca de nuevos conocimientos. Si bien estas a cargo de tu familiar, esto no quiere decir que solo sea tu responsabilidad, al contrario, él necesita estar con todos sus familiares. Asimismo, debes trazar un proyecto de vida, no sientas culpa ni pienses que eres un egoísta por hacerlo, sino que, al cumplir tus metas contarás con mejor ánimo para cuidar a tu ser querido.

Menos de 5 puntos

Eres un cuidador sobreprotector, haces muy bien tu labor, pero necesitas educarte sobre este tema, ya que podrías descuidar tu salud y no vas a poder hacerte cargo de otra persona. Tienes que reconocer cuáles son tus limitaciones y virtudes, lo que te permitirá saber cuándo requieres la ayuda de otra persona y a definir la responsabilidad de cada miembro de la familia.

Sabemos que ser cuidador genera preocupación porque no estamos preparados para ver a un familiar sufriendo alguna enfermedad. Por eso, sigue estos consejos para ser un buen cuidador.

1. Dedica tiempo para ti: no descuides tu ser, ni tu rol dentro de la familia, sal a realizar actividades que sean de tu interés.

2. Evita la depresión: establece periodos en los que otra persona cuide a tu familiar para disminuir el estrés o tristeza que sientes al verlo en ese estado.

3. Cuida tu salud: recuerda comer saludablemente, dormir bien y realizar actividad física diariamente.

Esto te ayudará a estar bien. No olvides que las personas mayores o que sufren de enfermedades crónicas necesitan estimular sus habilidades físicas y socioemocionales para sentirse mejor. Esto lo logran si están acompañados de un cuidador que protege su salud. Así que, ¡Cuídate para poder cuidar!

 

 

¿Te gustó este tema?