Tú puedes ser promotor del cambio y desarrollo en la capital. Pero, ¿cómo? Con conductas que lleven a la sana convivencia, al respeto por el otro y al cumplimiento de las normas cívicas.

Bogotá es una ciudad con aproximadamente 8 millones de ciudadanos y a lo largo de los años, ha acogido a un gran número de personas provenientes de otras regiones del país. Es así como poco a poco, la capital ha ido creciendo considerablemente en materia territorial y demográfica.

Para asegurar el buen comportamiento de la población que día a día llega a la ciudad, en el año 2016 se reglamentó el Código de Policía como herramienta de control ciudadano que tiene el objetivo garantizar la armonía entre los capitalinos, resolver las diferencias y mejorar la interacción entre si.

Por medio de este reglamento se establecieron los parámetros para que las personas no infrinjan las normas, por ende, se crearon mecanismos correctivos como:

● Participar en programas comunitarios o actividades pedagógicas de convivencia.

● Amonestaciones.

● Multas.

● Decomisos.

De acuerdo a la gravedad en los comportamientos sociales, el Código de Policía determina las medidas que se aplicarán contra el ciudadano que afecte la buena convivencia de la sociedad.

Pequeñas acciones que generan cambio

Luis Guillermo Plata, presidente de ProBogotá, explica que con cada acción que realizamos, por pequeñas que sean, siempre generarán un impacto en los demás, por eso, es necesario entender que en la medida que se actúe de buena forma habrá una mejor convivencia en la ciudad.

Por ejemplo, si una persona infringe normas como no respetar un semáforo en rojo o parquear el vehículo en un lugar prohibido, el flujo de la ciudad puede cambiar. Es por esto que en el colectivo, cada individuo cumple un papel y debe aportar con su buen comportamiento cívico para que la convivencia entre todos sea cada vez mejor.

Algunas conductas positivas que puedes desarrollar de forma individual son:

● Si eres conductor, no debes parquearte sobre las vías, respeta la intersección y el semáforo.

● En TransMilenio, además de ser peligroso colarse por las puertas del sistema público, evitar el pago de un pasaje significa pagar multas, además de promover el desorden y la inseguridad.

● Respetar la fila, ser amable en la calle, recoger los desechos de las mascotas, no botar basura al piso, respetar a la autoridad, seguir las normas de urbanidad, cuidar los recursos naturales, son acciones sencillas que hacen la diferencia.

Diciembre una época para celebrar en paz

La temporada decembrina se acerca y con ella las fiestas  que a lo largo del país se celebran en honor a la navidad y el fin de año, por eso, los colombianos deben tener conciencia de la importancia de vivir esta fecha en tranquilidad y en sana convivencia.

Algunas recomendaciones ProBogotá son:

● No conducir bajo los efectos del alcohol.

● No usar pólvora.

● Medir el sonido de la música.

Si desde la primera infancia se fomentan conductas de buena cultura ciudadana, los índices de violencia disminuyen considerablemente, además, estos comportamientos se transmiten generacionalmente y entre los núcleos sociales en los que se desenvuelve cada individuo.

Por otro lado, cuando los empresarios, las familias, los jóvenes, los estudiantes, los pasajeros, los peatones, los ciclistas y la ciudadanía en general se encuentran con alguna inconformidad respecto a los problemas que tiene Bogotá, es posible que si se apropian de acciones individuales por cambiar aquello que les molesta, el cambio beneficiará a toda la población.

Compromiso social

Todas estas iniciativas que se enfocan en fomentar la cultura ciudadana, que invitan a recuperar el sentido de pertenencia e involucrar a la población en la transformación de Bogotá no deben depender únicamente de las instituciones públicas, porque la responsabilidad también recae en las instituciones privadas y en los ciudadanos del común.

Lo que quiere decir que todos podemos participar y aportar ideas que mejoren el buen vivir de los ciudadanos. Una buena acción es ejemplo para que otros también se comprometan con actuar bien. Recuerda: ¡tú también puedes ser parte del cambio!

¿Te gustó este tema?