Mentoring en las empresas

El mentoring se ha convertido en una de las estrategias más exitosas para la gestión y desarrollo de talento. Aprenda a aplicar esta metodología dentro de su organización y a escoger el mentor ideal.

El capital más valioso de una empresa son las personas, por eso, el desarrollo de sus capacidades puede asegurar su perdurabilidad. Según Ángela María Urdaneta, Psicóloga Organizacional de la Pontificia Universidad Javeriana, “el mentoring es un proceso de desarrollo que se fundamenta en aprovechar las habilidades de los altos directivos para potenciar el mejor talento que se encuentra en proceso de crecimiento”.

Para aplicarla dentro de su organización debe tener en cuenta que se requiere de un mentor y mentorado. El primero es el encargado de transmitir su conocimiento y experiencia, por ello, debe tener una visión estratégica, capacidad de negociación, conocimiento del negocio, orientación al resultado (corto, mediano y largo plazo) y movilización de equipo.

En cambio el mentorado debe estar dispuesto a ser guiado, cocrear y aprender de sus errores. “Lo ideal es que esta relación surja de manera espontánea. Generalmente, el mentoring se aplica cuando la empresa se encuentra en un plan de sucesión, es decir, un colaborador de la compañía se retira”, señala Ángela Urdaneta.

Lo clave a la hora de elegir el mentor y mentorado es que el primero debe ser un líder innato dispuesto a enseñar al otro y el segundo es una persona que cuenta con el talento para llegar a ser directivo.

Según Óscar López, Consultor de Compensar, “el mentoring no se debe confundir con coaching porque un mentor puede ser coach pero el coach nunca va a ser mentor”. Es decir, el mentor guía, acompaña y junto con el mentorado crea alternativas y facilita el desarrollo de actividades, mientras que el coach es una persona externa de la empresa que no tiene conocimiento del negocio y hace que el Coachee responda preguntas que lo ayuden a mejorar su desempeño.

Ventajas de aplicar el mentoring a su empresa

● Desarrollo de talento: las compañías crean una cultura de conocimiento, al permitir que un alto ejecutivo transmita su experiencia, acelerando el crecimiento profesional de sus colaboradores.

● Empresa sostenible: al conservar el know how de la compañía, garantiza la retención de talento y por ende, la perdurabilidad de la organización.

● Aumenta la productividad: la implementación del mentoring genera que el mentorado esté en constante aprendizaje, volviéndolo más proactivo. En cambio, el mentor logra estimular su creatividad y asume con mayor eficacia los retos.

● Crea lazos de confianza: el mentoring, al ser una metodología que se enfoca en generar una comunicación de doble vía, logra fortalecer la relación entre los colaboradores.

Este proceso permite que las empresas logren resultados no solo a corto sino mediano y largo plazo. Con esto, los empleados fortalecen su sentido de pertenecía, aumentan su satisfacción laboral, generando beneficios económicos para la empresa.

Para implementar el mentoring puedes acudir a expertos en gestión de talento humano y conocimiento como Compensar que brindan consultorías especializadas  orientadas a incrementar la productividad de su empresa.

¿Te gustó este tema?