Cuando compramos una vivienda, no solo adquirimos un inmueble sino que hacemos parte de una comunidad de vecinos que nos pueden ayudar a mejorar nuestra calidad de vida.

 En los últimos años se ha incrementado el desarrollo de proyectos inmobiliarios orientados a generar bienestar para todo el grupo familiar. No solo se enfocan en ofrecer una infraestructura adecuada sino que son una oportunidad para fomentar emprendimientos y empoderar a la comunidad.

Por esta razón, Compensar implementa en sus proyectos de vivienda el programa Desarrollo Social Comunitario para que las personas que cumplen su sueño de tener casa propia, reciban además un acompañamiento antes y después de empezar a vivir en un entorno diferente.

¿Cómo funciona el programa de Desarrollo Social Comunitario?

Es un proceso que se hace en cuatro fases, en la primera se acerca la comunidad al territorio donde van a construir la vivienda y se identifican redes institucionales (colegio, centros de salud u hospitales) a las que podrán acceder los residentes.

De igual forma, se realiza seguimiento al personal de obra que construye el proyecto, con el objetivo de que esta población también obtenga los beneficios que ofrece Compensar. En la segunda fase, la familia recibe su vivienda y se activan todas las redes de servicios sociales.

Desde ese momento inicia el proceso de formación de líderes, tanto formales que hacen parte del gobierno comunitario, como los líderes sociales que promueven el bienestar e integración comunitaria; otro componente de acompañamiento en los proyectos de vivienda es la formación y capacitación, en 2017 el Programa capacitó a más de 1000 personas sobre condiciones habitacionales, economía familiar, vivienda saludable, sana convivencia y elaboración de muebles con materiales reciclados. Esto para que los miembros del conjunto residencial logren un mejoramiento en sus ambientes y espacios que necesariamente derivan en sus relaciones familiares y sociales.

De forma paralela, los líderes crean una agenda cultural que integra y fortalece el tejido social de la comunidad identificando además emprendimientos individuales y asociativos.

Emprendimiento, herramienta para la autogestión comunitaria

El programa de Desarrollo Social Comunitario, junto a la Agencia de Empleo y Emprendimiento Compensar, identificó 25 nuevos líderes comunitarios formales e informales, quienes han logrado consolidar su empresa.

En Hogares Soacha, el megaproyecto de vivienda de Compensar, se han generado negocios productivos de alimentos, aseo, manualidades y jardinería. También es el caso de San Jerónimo de Yuste, otros de los proyectos de vivienda de Compensar, donde se desarrolló un emprendimiento comunitario que genera no solo empleo local sino una importante proyección de ingresos para invertir en el mejoramiento de la comunidad.

En total, este programa ha impactado positivamente a más de 21.000 personas, quienes participan en procesos formativos sobre educación ambiental, deporte, cultura, danza, atención al adulto mayor, primera infancia, procesos de empleabilidad, entre otros. Asimismo, acceden a espacios de interacción, contribuyendo a su crecimiento profesional y personal.

De acuerdo con Gloria Cristina Gutiérrez, Coordinadora de Desarrollo Comunitario de Compensar, buscamos que, “en un futuro estas familias se apropien de su territorio, vivan autónomamente para que logren una construcción de tejido social desde sus iniciativas con la gran fortuna de contar con su casa propia.”.

“Brindamos las herramientas necesarias para que las familias se empoderen del nuevo territorio donde van a estar y desarrollen habilidades de liderazgo que les ayudan a autogestionarse ”, asegura Gloria Cristina Gutiérrez, Coordinadora de Desarrollo Comunitario de Compensar.

¿Te gustó este tema?