Pintar mandalas es una actividad desestresante que, además de relajarte, te permitirá desarrollar habilidades mentales gracias a que induce a los estados de calma y facilita la conexión espiritual.

Históricamente, los mandalas han representando el círculo sagrado, figura que denota la esencia espiritual de las personas y la totalidad de su ser. A través de estas formas geométricas, también se ha interpretado el cosmos y el universo como el todo de lo que nos rodea, por lo tanto, colorearlas tiene un fuerte sentido espiritual con virtudes que aportan al ser humano tranquilidad y concentración.

Libertad a través del color

Para Sandra Patricia Galvis, docente del taller de bienestar y armonía de Compensar, “los mandalas permiten integrar a la vida cotidiana una actividad espiritual que da respuestas a situaciones de estrés y funciona como una terapia en la que es posible encontrar tranquilidad y libertad por medio de un ejercicio de creatividad”.

Aquellas personas que pintan estas figuras geométricas adquieren increíbles habilidades mentales como tener mayor concentración y claridad mental frente a los desafíos de la vida cotidiana y la toma de decisiones.

Así mismo, esta actividad aporta grandes beneficios a tu salud como calmar problemas de insomnio, disminuir los niveles de estrés, regular el ritmo cardiaco, la respiración, la presión arterial; canalizar la rabia, la tristeza, el mal genio y mitigar los pensamientos negativos.

Es por esto, que incentivar este tipo de prácticas en los niños, puede contribuir al fomento de su creatividad, a estimular la imaginación, expresar las emociones y fortalecer las habilidades de razonamiento y pensamiento crítico.

La docente también asegura que los mandalas son obras creativas que se deben hacer con total libertad, puesto que pintar se transforma en una meditación activa y en un ejercicio de crecimiento personal. De acuerdo con esto, los colores, los trazos y las figuras representan algo:

● Cuando hay autonomía en la elección de los colores, es posible manejar el estrés, la ansiedad, las preocupaciones y la tristeza, logrando un estado de calma en quienes lo practican.

● Cada figura de los mandalas se interpreta de una forma diferente y a su vez representan la unión entre el mundo interior y el exterior se logra al ser integradas por los colores y los trazos de quien los pinta.

¡Aprovecha los beneficios de esta técnica e inscríbete a nuestro Taller de mandalas! Allí podrás aprender sobre el arte de pintar implementando otros elementos como la música, los aromas y las texturas para relajarte.

 

 

¿Te gustó este tema?