Más conocidas como “compañías encargadas de dar solución a los problemas que a las organizaciones les cuesta resolver”, las aceleradoras de empresas han logrado destacar en el sector empresarial mediante sus propias metodologías de trabajo enfocadas en la tecnología.

Para nadie es un secreto que emprender es una de las decisiones más difíciles de tomar; sobretodo si no se cuenta con un equipo de trabajo sólido que permita promover y estructurar una idea de negocio. Es por esto que han nacido las aceleradoras: organizaciones encargadas de impulsar el proceso de crecimiento de una empresa.

Óscar Mario Ruíz, Subdirector de Compensar, asegura que “empresas como Compensar, con unidades de negocio conformadas, buscan generar formas de emprendimiento, ya sea internamente o por medio de aceleradoras que permitan acercarse a pequeños emprendedores de base tecnológica que logren potencializar los productos o servicios de una organización”.

Es justo por razones como el enfoque tecnológico, la rápida metodología de trabajo y los bajos costos, que las empresas ven en las aceleradoras la mejor opción para crear buenas prácticas de industria y, a su vez, apoyar el desarrollo de un emprendimiento.

Por su parte, René Rojas, CEO y Cofundador de HubBOG, el primer Campus For Startups de América Latina que integra aceleración, networking e inversión, afirma que “las aceleradoras centran toda su operación alrededor del emprendedor. De forma que, con metodologías basadas en el talento, potencializan la creación de empresa”.

¿Cómo funciona una aceleradora?

Los procesos de aceleración, que pueden durar entre 10 y 20 semanas, se caracterizan por apoyar el cumplimiento del propósito de las empresas de descubrir ideas nuevas, interesantes, que expongan las diferentes miradas de los clientes y de las industrias.

Según Luisa Salazar, Especialista de Innovación y Mercadeo de Compensar, “lo que hace Compensar, en compañía de las aceleradoras, es identificar qué ideas de negocio existen y sobre esas se evalúa si alguna resuelve algún problema que tenga la Caja de Compensación y, si así es, se analiza si se puede generar una dinámica de largo aliento”. Después de eso, solo queda acoplar la propuesta a la empresa y empezar a escalar la idea.

Para ello, las aceleradoras deben contar con programas que proporcionen el acompañamiento de expertos que tengan un amplio conocimiento en la creación de emprendimientos y puedan compartir sus experiencias. “Lo adecuado para acompañar a un emprendedor no es un profesor, es un mentor que tenga experiencia creando empresa. Alguien que haya pasado por éxitos y fracasos” comenta René Rojas.

Aceleradoras: compañías clave para el aprendizaje tecnológico

Otra de las grandes virtudes de las aceleradoras es su enfoque hacia lo digital o tecnológico. En un mundo en donde cerca de 2.000 millones de personas utilizan Facebook de forma activa en solo un mes, según datos de esta misma red, es imposible pensar en un emprendimiento que no tenga una estrategia de posicionamiento en redes sociales.

“La mayoría de proyectos a los que Compensar les está apostando son de base tecnológica. Consideramos que nos pueden ayudar a tener economías de escala, gracias a esta decisión, identificamos espacios de innovación en donde el ecosistema de emprendimiento empieza a aflorar y a producir soluciones”, señala Luisa Salazar.

Es por esto que, desde hace algunos años, Compensar ha venido trabajando con Wayra, la apuesta corporativa de Telefónica por el emprendimiento tecnológico. Esta aceleradora cuenta con programas de aceleración en doce países de todo el mundo, por lo que constituye una de las iniciativas más prometedoras y globales del sector.

Por su parte, Óscar Mario Ruíz asegura que “Compensar tenía interés en el ecosistema de emprendimientos de base tecnológica. Por eso, en medio de la búsqueda nos encontramos con Wayra, una empresa muy abierta que se integra con otro tipo de empresas y que tiene como principal enfoque la innovación”.

Organizaciones creadas para el beneficio de las empresas

Las aceleradoras se han convertido en la oportunidad perfecta para poner en marcha un proyecto que cuente con un soporte legal, técnico y financiero de alta calidad. “Las aceleradoras propician el aprendizaje de los emprendedores acerca de lo que el mercado realmente requiere. El mercado está esperando que le resuelvan muchos problemas, pero no se pueden resolver de la misma manera, se debe hacer ofreciendo servicios innovadores que fortalezcan el emprendimiento del país”, concluye René Rojas.

Por último, Óscar Mario Ruíz, Subdirector de Compensar, ratifica que “donde se está generando un extraordinario valor tecnológico en Colombia y en el mundo, es afuera de la empresas. Estamos en una coyuntura en donde los pequeños emprendedores son los que tienen acceso a tecnologías disruptivas que permiten hacer modelos de negocio nunca antes imaginados”.

Si quiere consolidar su idea de negocio y robustecer sus competencias, habilidades y la generación de redes que contribuyen a la empleabilidad y el emprendimiento, no olvide que puede recibir el acompañamiento de la Agencia de Empleo y Emprendimiento de Compensar.

Así, podrá aprender más sobre la creación de empresas y generar un conocimiento evolutivo enfocado en  el mejoramiento de la calidad de vida de todos los colombianos.

 

¿Te gustó este tema?