Muchas personas cuando viajan a clima cálido o realizan ejercicio tratan de evitar esas incómodas gotas de sudor sin saber que estas nos ayudan a regular nuestra temperatura corporal y a eliminar toxinas. Pero, ¿qué pasa cuando no sudamos? Te lo contamos.

 La sudoración se produce cuando las glándulas sudoríparas detectan una mayor cantidad de calor en el cuerpo, generando un aumento de humedad sobre la superficie de la piel, lo que hace que se disminuya la temperatura corporal.

Este proceso conocido como transpiración genera beneficios para nuestra piel y salud, ya que evita la aparición del acné y nos ayuda a matar virus y bacterias que no pueden sobrevivir a temperaturas mayores a 37 grados centígrados.

Cuando una persona no suda, se conoce como anhidrosis. Según la dermatóloga, Luisa Galindo, miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología (ASOCOLDERMA), esta enfermedad es “la falta de sudoración fisiológica que impide la capacidad de transpirar, ocasionando daños graves en el organismo”.

La anhidrosis o ausencia de sudor es una patología que muy pocas personas padecen y que es conocida como incompatible con la vida puesto que es difícil de controlar y puede ocasionar la muerte. Es por esto que sus síntomas son fáciles de detectar y se diagnostica a muy temprana edad.

En cambio, la hipohidrosis es una enfermedad que hace que una persona sude menos de lo normal, lo que permite convivir con ella sin ningún contratiempo. Por ello, quienes padecen esta patología suelen desconocer que sufren esta enfermedad.

Los siguientes síntomas te pueden ayudar a detectar si estás sufriendo esta enfermedad.

El endocrinólogo, Miguel Omera, de Compensar afirma que, “la hipohidrosis se origina cuando las glándulas sudoríparas funcionan mal, o se padece de alguna enfermedad secundaria como hipertiroidismo, neurológicas o diabetes”.

El tratamiento que se debe seguir depende de la causa de la enfermedad, por ejemplo, hay dos tipos de hipohidrosis: localizada y generalizada. La primera se da en algunas zonas del cuerpo y no requiere medicación, mientras que la segunda se debe tratar dependiendo de la patología que la causa.

Se recomienda a las personas que padecen esta enfermedad tomar duchas frías, realizar actividades que no aumenten su temperatura corporal y controlar el estrés.

Si crees que presentas los síntomas de hipohidrosis, asiste a tu médico de cabecera de Compensar, solo un experto podrá diagnosticar si sufres o no esta patología y en dado caso, llevar a cabo el tratamiento más adecuado para ti.

 

¿Te gustó este tema?