Durante las temporadas de lluvias es más probable que aumenten las infecciones virales y bacterianas causantes de enfermedades como la amigdalitis. Para contrarrestarla, han surgido varios mitos, por eso te invitamos a conocerlos para que aprendas a cuidarte de forma adecuada.

 Según la otorrinolaringóloga, Tatiana García Rey, miembro de la Asociación Colombiana de Otorrinolaringología, “lo primero que tienes que comprender es que la amigdalitis es una inflamación aguda de las amígdalas, tejido que existe detrás de la garganta”.

Es común que esta enfermedad se presente más en niños que en adultos. Entre las principales causas que la generan se encuentran los virus y bacterias. En ese sentido, los síntomas que se presentan son un intenso dolor al pasar alimentos sólidos y un aumento elevado de la temperatura.

Si la amigdalitis es muy severa suele presentarse una alteración en la voz y diarrea. Por eso, para la otorrinolaringóloga Diana Quijano de Compensar es fundamental que las personas no confundan estos síntomas con enfermedades virales.

Para tratar esta patología, muchas personas suelen preparar remedios caseros como mezclar agua y sal para realizar gárgaras. Sin embargo, esto lesiona la mucosa de la cavidad oral, lugar donde están las amígdalas. Asimismo, mezclar jugo de naranja con miel no genera ningún efecto para curar la enfermedad, solo alivia el dolor mientras pasa la inflamación.

Es importante que asistas a una consulta para que el médico identifique si es un componente viral o bacteriano para evitar el sobreuso de antibióticos. Muchas veces, los pacientes acuden a una farmacia donde les recetan medicinas que no van a hacer efecto, sino que generan resistencia a largo plazo, asegura la otorrinolaringóloga Tatiana García Rey.

Así que, si tienes amigdalitis es mejor que te hidrates, tomes antibióticos y líquidos fríos. Esto te evitará complicaciones futuras.

¿Cuándo se realiza una cirugía de amígdalas?

No todas las infecciones de las amígdalas requieren que sean extirpadas. Para la otorrinolaringóloga Diana Quijano de Compensar, “se debe examinar al paciente y en los casos en que presente siete episodios en un año, cinco en los últimos dos años o un episodio de amigdalitis que tenga absceso en la parte superior, sí se realiza. Sin embargo, se debe revisar porque cada caso es diferente, por eso, es clave la visita al médico”.

¿Cómo prevenirla?

Finalmente, debido a que esta es una enfermedad bacteriana que se puede contagiar fácilmente, ten cuidado cuando hay fuertes cambios de temperatura. Si tienes alguna infección bacteriana en el tracto respiratorio utiliza tapabocas, si vas a estornudar, tápate la nariz y no olvides lavarte muy bien las manos.

¡Tu cuidado y el de los demás, dependen de ti! Siempre acude a tu servicio de medicina y no confíes tu salud a las creencias populares o a la automedicación.

¿Te gustó este tema?